logo
/ CortesíaChristopher Carpentier, un chef enamorado de la cocina colombiana
Colombia 09/09/2021

Christopher Carpentier, un chef enamorado de la cocina colombiana

Es uno de los chefs latinos más reconocidos y ha cultivado una exitosa carrera tanto en la cocina como en la pantalla.

Desde su infancia instalado en la cocina de su casa hasta la experiencia de estudiar en Nueva York y de participar en eventos de las familias Kennedy y Clinton, forman parte de la historia del reconocido chef Christopher Carpentier.

El chileno es uno de los más destacados de su país, pues en su extensa carrera profesional, ha logrado participar en varios programas de cocina, así como haber obtenido reconocimientos como el Chef del Bicentenario de Chile, en el año 2010.

Ha trabajado en 15 países diferentes pues comenzó su carrera siendo muy joven. Abrió el restaurante Agua, que en su momento fue célebre, tanto así que la revista Condé Nast Traveler lo incluyó en el 2002 en su escalafón de los mejores del mundo.

Hablamos con Carpentier quien además de ser embajador de ProChile, ha participado como jurado en Masterchef Celebrity Colombia, razón por la cual le ha cogido especial cariño al país y a su gastronomía.

Se habla mucho de la cocina orgánica, de alimentos sostenibles, ¿cuáles serían para usted las principales tendencias gastronómicas para los próximos años?
Hay que definir y explicarle a la gente que tiene mucho conflicto en entender lo orgánico, lo sustentable, y lo sostenible, porque son distintos conceptos.

Primero lo orgánico, yo creo que es un proyecto a largo tiempo porque es difícil de cultivar. Lo orgánico tiene muchos requerimientos técnicos que lo hacen difícil y caro en la venta, por lo tanto, que llegue a más hogares va a tener que generar una venta mayor, para poder bajar sus costos, entonces ese es un tema que pasa a mi juicio con lo orgánico.

En función de lo sustentable, ahí tenemos muchas cosas que… sustentable y sostenible, sustentable es que se pueda auto ser y sostenible es que se mantenga en el tiempo, ejemplo si nosotros de la vaca nos comemos solamente el lomo, no es sostenible en el tiempo, porque tiene un solo lomo, entonces tenemos que aprovechar la vaca completa, eso hace que sea sostenible. Y sustentable es poder generar mayor cantidad por ejemplo de vacas, para que también se mantengan en su proceso.

Para mí las tendencias tienen que ver con lo orgánico, porque tenemos que empezar a comer mejor, libre de pesticidas, de toda la química y volver a comer como comíamos, hace no tanto tiempo atrás, libre de trans, libre de semillas que sean modificadas, lo más natural posible, y si queremos comer así tenemos que hacerlo sostenible y sustentable en el tiempo, y creo que es un proyecto que va a largo plazo, por lo menos en Latinoamérica.

Así como tenemos una memoria de olores que nos transportan a ciertas personas o lugares, tenemos una memoria de sabores ¿cómo es la suya?
Memoria de sabores hay un montón, tengo la de niño, la memoria de sabores de cosas que me gustan, que no, la memoria de un plato que comí en alguna parte del mundo, y hasta la memoria de sabores de con quién comí eso… la memoria de sabores produce placer, entre muchas otras cosas.

¿Qué papel juega la experiencia gastronómica en un viaje?
Los viajes son todo, nutren, educan, inspiran, y conoces. A título personal puedo decir que cuando yo llegué a Colombia me sentí un ignorante, fui a Paloquemao y la cantidad de cosas que conocí y descubrí, me enamoré. Había un mundo para poder explotar, sobre todo en un país como Colombia, que es el segundo país más biodiverso del mundo, donde uno puede encontrar cosas que generalmente no hay en el resto de los países, entonces los viajes son una fuente de inspiración y de aprendizaje siempre, donde quiera que vaya.

¿Qué es lo que más le gusta de Colombia?
La biodiversidad de la gastronomía, porque cada ciudad tiene su folclor, su gastronomía, baile, religión y cultura en general.

Si tuviera que intervenir un plato colombiano ya sea añadiendo o quitando algo ¿cuál sería?
Creo que todos los platos colombianos tienen mucho para jugar, muchísimo para jugar. Uno puede tomar una bandeja paisa y hacerla completamente gastronómica, gourmet, delicada, elegante, puede ser un plato maravilloso; jugando con una bandeja paisa, algo súper tradicional, uno lo podría poner en una bandeja de plata y hacer un plato ultra gastronómico, podría ser una maravilla.

Para un colombiano que vaya por primera vez a Chile ¿qué no puede dejar de comer?
Yo creo que muchas cosas en Chile, a mi juicio, a diferencia de muchos países del mundo, si bien es cierto no tenemos una gastronomía tan potente sí tenemos, al igual que los grandes países del mundo, algo que es la bondad de la materia prima, la calidad que tenemos en materia prima es muy buena. ¿Qué es lo que yo invito a probar? los frutos de mar frescos, tenemos aguas muy frías y muy limpias lo que hace que tengamos productos de mar espectaculares, que tengamos frutas y verduras en la estación que se van a sorprender, y ni hablar de sus vinos, hoy en día también tenemos todo lo que son los granos, la quinoa, quinoa de colores, las carnes de la Patagonia o del Sur, de la pampa.

Hablemos de MasterChef ¿cómo podría describir la experiencia en este reality?
Es causa inmediata de mi venida a Colombia, y es la causa de enamorarme de Colombia. Llevo acá casi ya cuatro años de descubrir un país maravilloso, gente espectacular. Es un proyecto donde tengo a mi familia, como digo yo, que es Claudia, Jorge, Nico y todos los que hacen el programa que me acompañan, y tener esa preferencia que hoy además estamos teniendo en esta temporada que es prácticamente todo Colombia viéndonos, hace que el esfuerzo de trabajar sea muy reconfortante y estoy muy feliz, y además que es un programa que educa, entretiene que es lo que yo me dedico hacer, es lo que más me gusta hacer en la cocina, educar y entretener.

¿Qué es lo menos divertido de MasterChef?
Lo que ustedes no ven, los horarios largos, las estadías largas sin hacer nada, porque hay muchos periodos en los cuales están entrevistando a los participantes, estamos elaborando el próximo reto, entonces hay muchos horarios muertos que son muy agotadores, pero el resto es muy entretenido, cuando ya estamos al aire grabando y cocinando la pasamos muy bien.

¿Qué tiene en particular esta temporada que no habían tenido las otras, y que de pronto a ojos de ustedes ha tenido más acogida?
Yo creo que hay dos puntos importantes de la temporada, el punto número uno es el casting, este casting es espectacular y realmente vino a pasarlo bien, pero además a cocinar y todos estamos muy inmersos en la cocina, todos quieren ganar, y todos se preparan, pero a su vez también son buenas personas, y todos son auténticos, guste o no guste, cada uno es como es en la vida, no vinieron hacer ningún papel ni nada.

Y su relación, aunque ya me decías que es muy buena y que lo sientes como una familia, su relación con los otros dos chefs…
No, tremenda, la relación con los otros chefs fue una relación que se ha ido forjando de a poco y hoy en día es una relación en pantalla y fuera de pantalla, yo me veo con ellos fuera de pantalla, vamos a comer y de todo, no es una relación que es netamente televisiva, son mis amigos.