logo
/ CortesíaTres casas tradicionales del corazón de Bogotá se transformaron en un sofisticado hotel
Colombia 11/08/2021

Tres casas tradicionales del corazón de Bogotá se transformaron en un sofisticado hotel

Un espacio para disfrutar del arte, la cultura y la gastronomía orgánica

Chapinero Alto fue el barrio escogido para dar vida a esta nueva propuesta hotelera en la capital, se trata de HAB Hotel, un espacio que nació con las ideas de la arquitecta Ana María Calle y el empresario Nicolás Vergara quienes decidieron crear su propia obra maestra en la capital.

Un nuevo concepto de hospitalidad que, además de destacar lo mejor de la gastronomía y el arte local, busca mostrar el punto de vista sofisticado de sus creadores en su visión sobre la colombianidad.

El hotel de 58 habitaciones, un café restaurante, gimnasio, una sala de conferencias y un patio central, brinda una experiencia exclusiva, con diseño inspirado en la arquitectura colonial, transgresor y alternativo, pensado para disfrutar cada espacio. Es un lugar que por su misma construcción cimentada a partir de una antigua casa, ofrece una tranquilidad distinta a la de cualquier otro.

“Desde un principio quisimos que en Hab los invitados tuvieran una experiencia end to end. Desde el comienzo hasta el final. En donde no se vaya solo a dormir, sino a vivir una experiencia única para trabajar, socializar, comer, brindar y dormir”, agregó Calle.

Las zonas sociales, habitaciones y suites del hotel están decoradas con muebles, piezas y accesorios locales, escogidos por un grupo de curadores expertos en arte colombiano, con los cuales los huéspedes están invitados a recorrer la cultura local, y los íconos que la caracterizan.

Además cuenta con un exquisito restaurante de cocina de autor que combina de manera perfecta los ingredientes típicos de la región con las técnicas de la culinaria internacional para crear recetas únicas e inolvidables. Y su bar no se queda atrás, un lugar mágico y especial. Mientras disfruta de la música envolvente, podrá tomarse una bebida y deleitarse con los sabores de la región.

“Somos un FARM TO TABLE, con platos de inspiración colombiana. Buscamos resaltar los ingredientes, muchos de los cuales son 100% orgánicos, cultivados en nuestra propia granja en Guasca, Cundinamarca”, explicó Vergara.

La Cifra

En total la construcción suma 2.400 metros cuadrados, en los cuales se invirtieron 16.000 millones de pesos.