COVID-19 vs gripe estacional: todo lo que debe saber

Con la salida gradual de la cuarentena muchas personas temen contraer cualquier tipo de virus respitatorio, acá lo que necesita conocer.

Tras levantarse la cuarentena para algunos sectores de la economía en el país, muchos temen por contraer la COVID-19. Por esta razón y ante la ola de resfriados o gripe estacional que suele existir de manera frecuente, es importante aclarar algunas dudas que pueden surgir al respecto de los virus.

El Dr. Gregory Poland, especialista de Mayo Clinic en enfermedades infecciosas y vacunas, dice que la amenaza del coronavirus es real, pero que la gripe estacional no deja de ser un gran problema para la mayoría de las personas.

“En este momento, la gripe estacional causa muchas más muertes que el COVID-19 y lo trágico es que muchas personas fallecen porque creen que solamente se trata de una gripe”, explica el especialista.

Las cifras cambian de forma constante, pero hasta el momento, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) calcula que por ejemplo, en Estados Unidos, más de 34 millones de personas han contraído la gripe, entre 350.000 y 620.000 personas han ingresado al hospital y de 20.000 a 52.000 han fallecido debido a esta afección.

Por esta razón resulta fundamental conocer que la mayoría de los síntomas son similares entre ambos virus.

Confusión por síntomas

Gripe estacional

De acuerdo con la OMS (Organización Mundial de la Salud) la gripe estacional se caracteriza por el inicio súbito de fiebre, tos (generalmente seca), dolores musculares, articulares, de cabeza y garganta, intenso malestar y abundante secreción nasal. La tos puede ser intensa y durar 2 semanas o más. La fiebre y los demás síntomas suelen desaparecer en la mayoría de los casos en el plazo de una semana, sin necesidad de atención médica. No obstante, en personas con alto riesgo la gripe puede ser una enfermedad grave, e incluso mortal.

Sin embargo para este caso existe la vacuna de prevención. Hay vacunas seguras y eficaces que se vienen utilizando desde hace más de 60 años.

COVID-19

Para el caso de la COVID-19 no hay mucha diferencia respecto a los síntomas, fiebre, tos seca y  cansancio. Otros síntomas menos frecuentes que afectan a algunos pacientes son los dolores y molestias, la congestión nasal, el dolor de cabeza, la conjuntivitis, el dolor de garganta, la diarrea, la pérdida del gusto o el olfato y las erupciones cutáneas o cambios de color en los dedos de las manos o los pies.

Para la Organización Panamericana de la Salud (OPS), si bien la gama de síntomas de ambos virus es similar, la proporción de pacientes con afecciones graves parece variar. En el caso de la COVID-19, los datos sugieren que el 80% de las infecciones son leves o asintomáticas, el 15% son infecciones graves, que requieren oxígeno, y el 5% son infecciones críticas, que requieren ventilación. Estas fracciones de infección grave y crítica parecen más elevadas que las observadas en el caso de la infección gripal.

¿Quienes tiene mayor riesgo?

En el caso de una gripe estacional grave son los niños, las mujeres embarazadas, las personas mayores, las personas con afecciones crónicas subyacentes y las personas inmunodeprimidas. En el caso de la COVID-19, según la OMS actualmente  la edad avanzada y las afecciones subyacentes incrementan el riesgo de infección grave.

Según Poland, las personas temen por contraer el coronavirus y en las ciudades en donde la vida se ha ido retomando de forma gradual, se va a generar confusión por los síntomas similares. La recomendación, es que no importa cuál sea la condición de salud que se sienta en ese momento, se debe consultar con los médicos.

Se recomienda además tomar las siguientes medidas para protegerse contra ambas afecciones:

  • Lavarse las manos con agua y jabón o usar un desinfectante de manos.
  • Toser dentro de un pañuelo de papel, desecharlo inmediatamente y lavarse las manos. Si no hay un pañuelo de papel a mano, toser dentro de parte interior del codo.
  • Mantenerse al día en cuanto a restricciones de viaje y otras medidas de protección fijadas por organizaciones nacionales, el gobierno local.
  • Permanecer en casa ante síntomas como tos, fiebre, dolor del cuerpo, falta de aire y cansancio, además de comunicarse con un proveedor de atención médica para saber qué hacer.
  • Apartarse de quienes están enfermos con tos y fiebre.