Vasco Moulian se sincera sobre sus adicciones: "Yo creo que voy a ser alcohólico toda la vida"

El exejecutivo de televisión también confesó que es ludópata

En conversación con Mucho gusto, Vasco Moulian habló de sus adicciones. "Yo soy alcohólico", sostuvo al matinal de Mega. Él se dio cuenta de su dependencia una vez que estaba con Rosario, su hija, cuando ella tenía 12 años. "Estaba viendo un partido de la Católica con mi hija y me había tomado una botella de vodka, eran las 4 de la tarde. Me caí celebrando un gol", relató.

"Mandarte un condoro siendo papá separado es muy heavy, muy dramático, muy patético", reconoció. También reveló que tiene siete pellets. Cada uno dura entre 10 a 12 meses. Gracias a esta medida, es intolerante al alcohol y su consumo le genera malestar. Una vez se comió una mostaza en mal estado y tuvo que ser llevado a un centro médico. "Es como si tuviera peritonitis. Yo lo único que quería era que me dieran morfina", aseguró.

Antes de ponerse el segundo pellet, el ex jurado de Rojo hizo un "recreo" y se tomó una botella de vodka, pero su pareja lo pilló. "Me tomaba dos botellas de vodka. Sigo siendo alcohólico. Yo creo que voy a ser alcohólico toda la vida. No tengo tiempo para estar en una psicoterapia tan grande para decir 'ya no soy alcohólico'. Mentira. Yo soy alcohólico", aseveró. Además, confesó que es ludópata. "Es la (adicción) más terrible de todas, porque no hay remedio", señaló.

José Miguel Viñuela le preguntó cuál fue el punto final. "Cuando tienes la voluntad y la fuerza de ponerte el pellet sobre el pellet", indicó. Sus hijos y familia ayudaron a que decidiera sanarse. "Yo creo que al tener un hijo de tres años, no quieres que vivan lo que vivieron mis hijas más grandes. Y ellas lo saben, les pedí disculpas", agregó.

En el programa matutino, también dijo que tenía depresión endógena desde los 18 años. Fue así como se metió a equinoterapia para tratarse. Los animales le ayudaron en su rehabilitación. "Tienes que vivir con la depresión. Yo soy una persona que tiene depresión y que estoy, gracias a Dios, bien tratado y mejor aún con las terapias alternativas que encontré, que son los animales", expresó.

La vida de Vasco Moulian ha estado marcada por episodios complejos. En el 2001 su padre se suicidó. Otro año complicado fue el 2016, cuando su hija María Gracia de tres meses, que padecía Síndrome de Down, falleció, tras complicaciones con una cardiopatía.

Te recomendamos: