Paloma Moreno: “Me gusta mantener mi privacidad a raya”

Con pocos capítulos al aire, la actriz logró conquistar al público con su doble papel protagónico en Gemelas, la nueva teleserie nocturna de Chilevisión. Alejada de la exposición mediática, quiere cultivar un perfil bajo y, desde su trinchera, luchar por causas que la identifican.

Volvió a las teleseries con el papel más importante de su carrera. Aunque la trayectoria de Paloma Moreno no está marcada por el bullicio de la fama y los flashes, sus distintas interpretaciones, tanto en televisión como en teatro, demuestran el oficio que hay detrás de esta joven de 36 años, que se mueve con total elegancia.

Es hija de Consuelo Fernández, la reconocida modelo coronada como Miss Chile en 1972, quien falleció cuando ella tenía sólo 9 años, producto de un cáncer. Al igual que su mamá, Paloma también probó las pasarelas en su adolescencia, llegando a la final del concurso Elite Model Look a sus 16 años. “Sólo fue un año de mi vida. Lo recuerdo como un trabajo circunstancial, como cualquier otro. Después entré a la escuela de teatro, que es súper demandante”, cuenta.

Paloma Moreno

Desde 2015 que no la veíamos en una teleserie. Su último papel lo tuvo en Matriarcas, de TVN, pero sus inicios en televisión se remontan a 2010, cuando participó en Manuel Rodríguez, una producción de época de Chilevisión. Luego actuó en La Doña, que relataba la historia de La Quintrala, y más tarde en Las 2 Carolinas. Además, participó en series, como 12 días que estremecieron a Chile, Bim Bam Bum y Mary & Mike.
Pero en Gemelas, por primera vez, disfruta del rol protagónico e interpreta a dos personajes simultáneamente. Un tremendo desafío. Se trata de Luchita Rivera y Dominga Vásquez, hermanas que fueron separadas al nacer y criadas en dos mundos opuestos. Una es cantante de cumbia ranchera y vive en una pensión; y la otra, una malcriada joven del barrio alto de Santiago. “Fue un trabajo muy intenso”, confiesa.
No hay dudas de que Paloma se encuentra en un buen momento actoral. Hace algunas semanas terminó una exitosa temporada de la obra El Misántropo, en el Teatro Municipal de Las Condes, protagonizada por Francisco Melo, y en junio se estrenó la serie En Terapia, una producción chilena que aborda el tema de la salud mental y que se puede ver en la plataforma Movistar Play, en la que comparte pantalla con Alfredo Castro.

¿Cómo describes la experiencia de interpretar a dos personajes a la vez?
Un gran desafío, súper motivante. Sabía que iba a ser un trabajo muy duro, pero, al mismo tiempo, significa que confían en ti. Uno nunca sabe a lo que va, te vas encontrando con lo que significa a medida que van pasando los días. Lo más difícil fue esa intensidad, que hace que a ratos, no estés tan conectada. En general, me considero bien autoexigente, me gusta ser bien metódica, entonces desespera un poco no tener el tiempo suficiente para lograr lo que uno quiere.

Paloma Moreno

¿Te encariñaste más con alguno de los personajes?
Mucho con las dos, con sus mundos, porque son muy distintos y después se van mezclando. Es muy bonito, sobre todo, el trabajo con los compañeros. A la Dominga, por circunstancias, le toca el lado liviano y a la Luchita, el dramático, duro y sacrificado. Con la Dominga tenía más permiso para improvisar y con la Luchita, era todo más regido por el drama. Ella lleva la historia de amor más terrible.

¿Nos puedes dar un adelanto de lo que veremos en los próximos capítulos?
Lo que más me llama la atención de esta teleserie es que es súper positiva, o sea, después de todos los dramones y cosas que puedan ocurrir, hay dos mujeres que son muy fuertes y que están dispuestas a salir adelante, a pesar de lo que les esté pasando. También, estas formas de hacer una familia desde lo que te toque en la vida. A la Dominga, por un lado, le tocó vivir en un mundo donde se quedó sola con su papá y con su nana. Mientras que la familia de la Luchita son sus amigos, sus compañeros de banda, su tío Pepucho, que es como su papá, y la Estela, que es como su hermana. El mundo que rodea a estos protagónicos es muy importante para ellos.

Paloma Moreno

“BUSCO QUE ME QUIERAN POR MI TRABAJO”

Hace un tiempo dijiste que no te gustaban las redes sociales. ¿Sigues pensando lo mismo?
En ellas, intento de que se trate más que nada de mi trabajo. Pongo muy pocas cosas de mi vida. Me gusta mantener mi privacidad a raya, hasta donde yo sienta que está bien. Tampoco he tenido la necesidad de exponerme mucho, porque no se me ha dado. Quizás, ahora con la teleserie, se me dé más, entonces las cosas van modificándose a partir de lo que uno va haciendo en la vida. Pretendo siempre ser lo más privada posible con lo que creo que no se debe mostrar, y uno es súper dueña de hacerlo.

Hoy las redes sociales se han transformado en una herramienta fundamental.
Tratar de mantenerse fuera es súper difícil, como un reto bien complejo. Si el día de mañana, una marca o fundación que me identifique, por ejemplo, una fundación que ayude a los animales, me pide que ponga una foto con mi perro, sí lo voy a hacer, porque es algo que me representa.

¿Qué causas te mueven?
Muchas causas, como el cuidado de los animales, rescatarlos de la calle. No es que me haga cargo de todas, pero sí de las libertades individuales de la mujer. Por ejemplo, me parece súper importante que se apruebe el aborto. También es fundamental ahondar en el racismo, en todo lo que está ocurriendo con la inmigración en Chile. La gente se complica, le cuesta aceptar que somos un país que se está abriendo al mundo. No sé si se pueda aportar como actriz desde este lugar, pero, si es que se me diera la oportunidad de hacerlo, lo haría.

Paloma Moreno

¿Crees que vamos avanzando a ser una sociedad más inclusiva?
Espero que sí. No sé si lo veo tanto. Hay mucho miedo a que entren inmigrantes, a que les quiten el trabajo. Está muy difícil el área laboral en general, entonces también se entiende que un chileno tenga miedo de que llegue gente de otros países. Hay que darles espacio a todos los seres humanos, éste es un país que se está abriendo y me parece genial que nos vengan a enriquecer con otras culturas. Espero que Chile vaya caminando hacia un lugar más abierto.

Con respecto a los estereotipos, ¿alguna vez te sentiste presionada o encasillada en algún rol?
La verdad es que no me ha pasado. Tengo harta suerte de haber trabajado como actriz en distintas cosas con gente que admiro mucho. He tenido la oportunidad de estudiar afuera y eso me ha abierto la cabeza un montón. Estuve en un colegio súper inclusivo con las culturas, tuve compañeros musulmanes, coreanos, chinos, japoneses, de todas las religiones y culturas, entonces siempre fue parte de mi vida. Mi mamá fue una genia en ponerme ahí. Así que eso ha sido súper útil, para mí como actriz y como ser humano.

Paloma Moreno

¿En quiénes te apoyas?
Mi hermano, mi abuela y mi cuñada son mi pilares fundamentales. Mis amigos también son mi familia y mis mascotas. Tengo una perrita que rescaté que se llama Lina, y tengo dos gatas, que son mis amores. Mis amigos son grandes salvavidas. Me he hecho una familia de amigos que no puedo creer la suerte que tengo, puedo contar con ellos siempre, son maravillosos. Me siento súper protegida y cuidada. He sido una afortunada máxima y creo que uno tiene que trabajar mucho para eso, es un gran tesoro. Poder envejecer con tus amigos y con tus mascotas me parece una forma de vivir muy cariñosa y eso te hace estar en armonía. Las redes de apoyo son fundamentales en la vida y creo que uno se las crea. A mí se me murió mi mamá y podría decir ‘ay, estoy sola y no tengo a nadie’, pero no. Si uno trabaja para tener gente alrededor que sea incondicional, se puede lograr, de todas maneras.

Contabas que te llevas mejor con personas mayores y que no eres buena para el carrete.
Sí, me pasa heavy. El carrete nunca ha sido mi lugar de confort. Quizás, también, porque siento que uno no crea vínculos muy reales ahí. No es que no vaya a carretes. Voy, lo paso bien y me río, pero no es un lugar donde estoy flotando de felicidad. Prefiero estar en la casa de un amigo comiendo, o en mi casa, con alguna amiga, conversando de la vida, o ir a un restorán. Me encanta repetirme los lugares, soy súper fome en eso, no innovo mucho, pero, al mismo tiempo, me encanta, me siento súper cómoda. O ir al cine o al teatro, más que ir a un festival como Lollapalooza, que se me paran todos los pelos. No me gustan las multitudes, me enervan un poco, siento que es demasiada información.

¿Cómo te gustaría que las personas te reconocieran?
No me gustaría que me reconocieran tanto, porque es choro esconderse un poco. Encuentro bonito el rol del actor, que hable tu trabajo más que uno. Creo que es importante que el público pueda verte y decir ‘oh, qué bien hace esto o qué mal hace esto’, pero ser trabajo, más que la Paloma. Cuando empiezas a ser mucho la Paloma, te empiezan a ver como la Paloma en cualquier rol, es inevitable. Me gusta eso de poder camuflarme un poco. Que el público pueda ver mi trabajo y no verme a mí, eso es lo que me gustaría que ocurriera.

Pero a algunos actores les encanta que los reconozcan.
Es parte del trabajo, no puedes estar escondido en una cueva. Tampoco puedes ser tan mezquino. La vida y las redes sociales van para allá. Hay un mundo que rueda a pesar tuyo, entonces también hay que ser más generoso y entregarse un poco, pero creo que se puede evitar ser ‘ésta es la Paloma Moreno, a la que le gusta esto, se viste de tal forma y que pololea con tal’. Es importante que uno pueda resguardar eso. No sólo para uno, sino que para que los demás puedan realmente vivir la ilusión de lo que uno está tratando de hacer. Lo que uno hace es una ilusión, es que el otro pueda realmente entrar en el rol, ver el personaje. Mantener esa ilusión es parte de un respeto.

Una forma de cuidarse de las críticas además…
Si tú eliges un buen personaje con el cual mostrarte, te pueden criticar mucho menos. Yo no busco que me quieran por ser la Paloma, busco que me quieran por mi trabajo. Me encantaría que eso ocurriera. Si lo logro, genial. Me gustaría que me quisieran más por mi trabajo que por lo que cuento de mí misma, o lo que aparezco haciendo en una red social. Creo que eso también es otra ilusión. Me gustaría que se respetara más la ilusión de mi pega, que la ilusión de quién quiero ser, quién quiero mostrar.

¿Y cómo tomas los mensajes negativos de las redes sociales?
No le doy más profundidad de lo que es. Leo muy poco los comentarios, no estoy tan expuesta, porque sé qué voy a encontrar. Es como meterse al WhatsApp del pololo. Algo vas a encontrar (ríe).

¿Estás en pareja?
No, estoy soltera y súper tranquila (ríe).

Te recomendamos en video