Escribir un libro, tener un hijo y plantar un árbol ya no es una utopía

¿Conoces realmente la historia de tu familia? ¿Te imaginas llegar a cada rincón de su pasado? Este emprendimiento te sorprenderá.

Grete Schmitz escribe en su libro de vida el 3 de septiembre de 1939. “Esta mañana Inglaterra le pone ultimátum a los alemanes, pero ellos no lo aceptaron.

¿Quién sabe hasta cuándo durará esto? Hasta que las batallas lleguen a nuestro hogar… ¿lo sobreviviremos?

¿Cuándo será el fin de esta Guerra que parece va a ser la más terrible de las Guerras? ".

Grete tenía razón, fue la guerra más sangrienta y mortal que conozca la historia de la Humanidad y ella vivió para contarlo. Sus memorias son recogidas en el libro “Tres Continentes, Una Vida”.

Grete no es ni famosa ni una celebridad, pero su vida no podía quedarse sin un legado. En Chile cada vez son más los que deciden escribir su propio libro. No son ni personas famosas, ni necesariamente aventureros, son personas como usted… sí como usted.

escribir

“Todos tenemos una gran historia que contar y esa es la historia de nuestras vidas”, dice Yael Benadava, socia fundadora de EscriViendo, que explica que el nombre no es un error de ortografía, sino que se hace cargo de escribir y ver. Esta es una agencia de contenidos editoriales y audiovisuales que esta periodista formó junto a su socia la diseñadora Yael Motles, casi por casualidad, cuando una institución les pidió escribir su trayectoria.

En la actualidad suman más de una docena de obras encargadas en su inmensa mayoría por personas anónimas, que explica la profesional, “quieren dejar su legado para las futuras generaciones familiares. Ellos no buscan hacer un betseller o hacerse millonarios, es por el simple pero valioso objetivo de construir el origen de la familia a través de la propia biografía”.

Como dice la página web de estas dos profesionales, es una labor de artesanos, uno a uno que demora meses y termina siendo “un regalo primero para el o la protagonista y paralelamente para la familia, dándole sentido y profundidad a la etapa más reflexiva y silenciosa de la vida de sus seres queridos”, agrega Yael Benadava.

La periodista explica que “siempre termina siendo tan importante como el registro documental, el proceso que revitaliza a la persona a la que se le dedica la biografía, que siente que todo el esfuerzo valió la pena, cuando los suyos, son capaces de reconocerlo”.

La diseñadora Yael Motles aclara que, además, han ido creando “nuevos tipos de registros, audiovisuales incluso, que están más al alcance de un bolsillo más restringido, porque ocupan menos horas, pero cumplen con el principio básico, de condensar al menos algo del legado de cada persona, hecho a mano y con dedicación”.

Si quieres saber más usa la web de www.escriviendo.com

Te recomendamos en video