La última tendencia en moda newyorkina que todas deberíamos adoptar

Todo se fue a negro según Pamela Victoria, nuestra columnista de moda de todas las semanas. Aquí, nos habla de cómo vestir de este color está más de moda que nunca Nueva Nork.

La antítesis del colapso de la moda, el matchy matchy, apagó la luz, dejando como protagonista el look total black por las calles de Nueva York.

Será el poco tiempo, el colapso mental para elegir qué usar por las mañanas, las ganas de lucir más liviano, equilibrado o ligero…, el tema es que el negro ha poseído las calles de la Gran Manzana, como un ente repetitivo que da vuelta miradas, diferenciándote de los mejores vestidos de la cuadra.

Hombres y mujeres, zapatos y accesorios, all is black. Ni brillos, ni perlas, ni embellished; nada que lo distraiga de su pureza o ensucie. Todo es más holgado, los textiles nobles descansan sobre las siluetas de los diferentes cuerpos que deambulan con sus audífonos blancos por doquier, pendientes de sus dispositivos móviles, mirando sus Apple Watch o concentrados mirando el suelo.

¿Qué tipo de negro? El negro negro, el de buena calidad e impecable, nada desteñido o a mal traer. Esa es la tónica de los outfits del Soho en Manhattan, o cruzando el puente en el famoso Williamsburg, del Brooklyn más vintage.

Me senté a observar tomándome un milkshake de vainilla (un clásico) en un pequeño local de ice cream en la calle Bedford; ahí me di cuenta de esta gran tendencia. La simplicidad es lo mejor cuando vives en una ciudad que no descansa a sol ni a sombra y que va a mil por hora, el lugar donde todo pasa, donde las tendencias están a la orden del día a cualquier precio, desde el fast fashion a 5 dólares hasta las marcas de alto rango.

Reflexionemos. Pensándolo bien es una forma más inteligente de vivir; el hecho de vestir de un color baja automáticamente tu ansiedad de compra dejando de lado por lo menos un 90% de las posibilidades de invertir tu dinero en ropa de la “temporada” o del “momento” o los “must have” que salen semana tras semana. Y eso ayuda en tu economía (créanlo). Si tenemos en cuenta que, según los expertos de la industria de la moda, en los 80´s teníamos 2 temporadas genéricas en nuestro clóset –lo de invierno y lo de verano–, hoy el mercado presenta anualmente, ¡52 temporadas! Imagínense toda la información que recibimos constantemente sobre lo último de lo último en la calle, las revistas, los celulares, el Instagram, el Facebook… Es realmente feroz. Por eso hoy está tan de moda lo minimalista, porque lo quieran creer o no, realmente hace descansar la mente y el bolsillo.

¿Quién se apunta con un look como estos? ¿Al estilo de New York City?