Ciencias védicas y el ayurveda para sanar nuestro cuerpo y mente

El doctor Purushottam Rajimwale es uno de los maestros más reconocidos de la tradición gurú y ciencias védicas, como el ayurveda. De visita en Chile, nos contó más sobre este saber cuyo principio básico es la salud preventiva.

Para las ciencias védicas de la antigua cultura india, es importante comprender que el mundo es parte de uno, porque uno es parte del mundo. Para sanarse, ahonda en tres importantes técnicas: la agnihotra, que logra la sanación a través del fuego purificador de la atmósfera; la segunda es el ayurveda, que requiere mirar la vida como un todo y no sólo encontrar la cura para un síntoma o enfermedad en particular, y la tercera es la meditación, ya sea por medio del yoga u otra técnica.

Quizás la que más llama la atención es el ayurveda, porque lo cierto es que en Chile contamos con muchos centros, y su filosofía para muchos resulta todavía un misterio. El ayurveda, palabra hindú que procede de la unión de "vida" y "ciencia" o "conocimiento", llama a las personas a vivir en armonía con su cuerpo, mente y espíritu. Entonces, se incentiva la práctica del yoga (cuidado físico), la meditación (cuidado mental y espiritual) y la alimentación sana. En este último punto se recomienda dejar las bebidas alcohólicas, alimentos enlatados, envasados, frituras, embutidos, fiambres, endulzantes, jugos en polvo, sopas de sobre, comida añeja, congelados de supermercado, cualquier alimento que contenga colorantes, preservantes, almidón, etcétera. Y atención, porque otro ítem para considerar es el tan anhelado descanso, darse un espacio para no hacer nada.

Para conocer de primera fuente cómo se viven las ciencias védicas conversamos con el doctor Purushottam Rajimwale. Es nieto de Shree Swami Samarth, el máximo representante de la tradición gurú, que aspira a encontrar la plenitud a través de ciencias védicas como ayurveda, yoga o agnihotra. En su primera visita a suelo nacional –en el marco del 12° Congreso Internacional de Medicinas Complementarias– quedó maravillado con las bondades de Chile, y prometió regresar. Nació en el seno de una familia real del centro de la India, y ha dedicado su vida a dos cosas: difundir el mensaje de paz que heredó de su abuelo y promover el apoyo a diversas causas sociales.

Actualmente preside la Fundación Vishwa (www.vishwafoundation.com), la cual trabaja en el mejoramiento de la vida humana mediante el establecimiento del equilibrio con la naturaleza, y también preside el Guru Mandir Nyas, en Akkalkot, monasterio de más de 100 años que representa el asiento del linaje gurú. "Provengo de un linaje que trabaja con las ciencias védicas, como nosotros las denominamos y, por lo tanto, no es extraño que me haya transformado en lo que soy", dice.

¿Qué diferencia la vida de un gurú de una persona común?
Siempre he sido vegetariano pero, más allá de mantener una dieta especial, no tenemos más restricciones. Tú no tienes que ser una persona extraordinaria para encontrar un significado en la vida, lo que yo hago no es diferente a lo que hace un chileno en su vida diaria. Ahora, frente a los procesos de pensamiento habituales, probablemente nuestras reacciones sean distintas. Es decir, cuando debo estar odioso, no lo estoy; cuando debo ser crítico, no lo soy; cuando debo ser deshonesto, intento no serlo; cuando debo ser agresivo, lo evito, y eso viene de nuestro entendimiento de la filosofía de la meditación o ciencias védicas. Entonces, si me preguntas si vivo una vida diferente, la respuesta es no. Vivimos la misma vida que todo el mundo, pero tratamos de hacerlo con más positivismo y esperanza.

INSTINTO ANIMAL

Dentro de las grandes verdades de las ciencias védicas se cuenta que todos tenemos un demonio con nosotros. Explica el maestro que las personas buenas y malas vivimos con los mismos demonios, tenemos cualidades y defectos y, por lo tanto, hay lugares luminosos en nosotros, pero también otros muy oscuros, donde el ser humano se transforma en alguien odioso, capaz de juzgar a los otros, agresivo, estresado, con dificultad para dormir. "A través del ayurveda, Dios no se separa, te ayuda a entender la vida positivamente, a amar a las personas, a aceptar a cada uno tal como es y a aceptarme a mí como soy, considerando que no somos perfectos y debemos vivir con ello".

Obviamente el propósito es que cada individuo sea capaz de vivir su propia vida de una manera próspera. Pero, como muchas veces nos perdemos con tantas barreras que nos autoimponemos, en las ciencias védicas el propósito de difundir el legado de los antepasados es ayudar al hombre a encontrar la felicidad, el bienestar personal, dar las herramientas para encontrar esos momentos de éxtasis, luz o reflexión. En ese sentido, el esfuerzo de maestros como Purushottam Rajimwale se orienta a enseñarnos esas técnicas, de modo que podamos explorarnos a nosotros mismos.

¿Para mejorar espiritualmente hay que vivir un proceso interno?
Sí, porque cada individuo emerge desde el universo. Entonces, al estar en armonía mente, cuerpo y espíritu, vamos a encontrar grandes cantidades de energía físicamente potencial, la cual puede ser explorada por nosotros mismos y sin ningún límite. Somos seres humanos fantásticos, y pienso que en algún momento estaremos todos en paz. La realidad es que deberíamos amarnos, no pelear unos con otros y aceptar al prójimo, sea negro o blanco, hétero o gay, mujer u hombre, indio o chino, americano o africano, etcétera. No deberían existir estas segregaciones, y el hombre debería vivir como un todo, en armonía y disfrutando cada momento.

"Creo que cada vez queremos las cosas más instantáneas. Estamos actuando por instinto animal y, si queremos algo, debemos tenerlo ya. Sin embargo, no nos detenemos a pensar en qué cosas nos convienen, aún cuando tenemos la opción de elegir. Podemos ser buenos o malos, estar en lo correcto o equivocados, porque la propia naturaleza nos hizo con esa extraordinaria capacidad de decidir sobre nuestras acciones".
El problema, asume Purushottam, es que las personas están cada vez más impacientes, intolerables, y esa corrosión está acarreando muchos problemas a la humanidad. Además, aún cuando somos capaces de elegir y hacer de éste un lugar mejor, lo que tendemos es ir hacia atrás, y de ahí el llanto, las guerras, la corrupción, las muertes, las enfermedades; la sensación global es de una sociedad de destrucción. "A través de las ciencias védicas se trabaja duro para revertir esto. Creo en heredarles una sociedad de esperanza y un hermoso planeta en el que puedan habitar".

CONOCIMIENTO AYURVÉDICO
* Para conocer más sobre el ayurveda, entra a www.ayurvida.cl, donde realizan constantemente talleres.
* Los masajes ayurvédicos incluyen exquisitos aceites, movimientos armónicos y a la vez intensos en todo el cuerpo. En Santiago, Pamela Guzmán –quien estudió esta técnica en India– ofrece esta terapia por $20.000 la sesión de una hora. Para contactarla, escribe al mail info.binduyoga@gmail.com.