La verdad sobre los edulcorantes artificiales que consumes todos los días

Por María José Jara, coordinadora de Extensión de la Escuela Nutrición y Dietética de la U.Mayor

El gusto por el sabor dulce es innato en las personas y los edulcorantes artificiales han aparecido como una buena alternativa para mantener el tan deseado sabor dulce, sin aumentar la ingesta de calorías diarias. Los edulcorantes están presentes en una gran cantidad de alimentos, lo que hace que el consumo sea alto y masivo.

A continuación algunas cosas que debemos saber de los edulcorantes:

– Los edulcorantes artificiales no aportan calorías, entonces, cuando una bebida gaseosa light o zero dice que tiene 0 calorías, es verdad.
– Los edulcorantes artificiales no producen cáncer. Diversos estudios han demostrado que el consumo de edulcorantes es seguro y no produce cáncer de ningún tipo.
– Los edulcorantes si pueden ser consumidos por niños y embarazadas. Se permite el consumo en niños mayores de 2 años y en el caso de las embarazadas no hay datos que muestren que los edulcorantes pueden ser tóxicos o puedan dañar al feto.
– Los edulcorantes producen aumento del apetito y ganancia de peso. Recientemente se ha iniciado el debate sobre este tema, proponiendo que los edulcorantes no producen el efecto saciador del azúcar lo que haría tener una mayor sensación de apetito, estimulando el comer en exceso en la siguiente comida. Esto no ha sido tajantemente desmentido por los estudios, pero la verdad es que la restricción calórica que nos permite el consumo de edulcorantes es realmente significativa a la hora de querer mantener o bajar de peso.

Los edulcorantes que se comercializan en nuestro país, están aprobados por la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) de los Estados Unidos, por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por el Ministerio de Salud e incluyen el Aspartamo, Acesulfamo de potasio, Sacarina, Sucralosa y Stevia.

Para cada edulcorante, la FDA establece una cantidad aceptable en la ingesta diaria (IDA), en mg por kg de peso corporal, que es la cantidad de edulcorante que se ha demostrado que es seguro consumir todos los días durante toda la vida.

A pesar de la gran variedad de productos que se encuentran en el comercio endulzados artificialmente, es difícil superar las dosis diarias máximas establecidas, por lo que su consumo en general se considera seguro. Se recomienda consumirlos de manera combinada y no siempre un sólo tipo, ya que de esta manera nos aseguramos de no sobrepasar la IDA.Imagen foto_0000004620150820130923.jpg

Actualmente los endulzantes son una buena alternativa en la población, para disminuir el consumo calórico y así ayudar a la mantención o pérdida de peso.
Es nuestra responsabilidad como consumidores calcular la ingesta diaria según nuestro peso corporal y conocer el contenido de edulcorante de los alimentos que consumimos habitualmente, con el fin de que nuestro consumo sea seguro.