Los cuidados que debes tener en el embarazo ¡Ojo con el sushi y comer por dos!

¿Existe riesgo de comer sushi, tener un gato o tomar sol? Son algunas de las consultas más frecuentes que reciben loImagen foto_0000002220150605080107.jpg s especialistas por parte de las embarazadas. La Dra. Norma Urbano, gineco-obstetra de Red de Salud UC CHRISTUS revela qué hay de cierto o de mito en torno a las precauciones que deben tomar las futuras madres.

Aún existen mujeres que no se atreven a hacer muchas preguntas a sus respectivos ginecólogos o, bien, el tiempo de atención en la consulta es tan corta que no alcanzan a
preguntar qué aspectos del diario vivir podría poner en riesgo al hijo que esperan. Con el objetivo de despejar estas dudas y basada en las preguntas más frecuentes que le hacen sus pacientes, la Dra. Norma Urbano, gineco-obstetra de Red de Salud UC CHRISTUS, aclara las verdades sobre el embarazo:

– Evitar consumo de sushi, ceviche y quesos artesanales: Una de las infecciones más graves que puede afectar a las embarazadas es la producida por Listeria Monocitogenes. Ésta bacteria puede contaminar alimentos de origen animal, carnes y lácteos no pasteurizados. En adultos sanos la infección puede producir un cuadro diarreico y en ocasiones febril. Sin embargo, en las embarazadas tiene una predilección especial por el tejido placentario, desde donde puede infectar al feto, causando abortos en el I trimestre y partos prematuros e, incluso, muerte fetal en la segunda mitad del embarazo. Por lo tanto, las embarazadas deben consumir productos lácteos pasteurizados, evitar quesos blandos y nunca consumir carnes ni pescados crudos.

– Precaución al tener contacto con gatos: El contacto con los gatos domésticos se considera un factor de bajo riesgo para contraer toxoplasmosis, infección parasitaria -causada por el Toxoplasma Gondii- que puede producir importantes alteraciones a nivel de sistema nervioso central fetal. La infección se adquiere por la ingestión de carne cruda o alimentos poco cocinados que contengan quistes del parásito. Para disminuir el riesgo de infección debe evitar el consumo de carnes crudas o mal cocidas, lavar cuidadosamente las manos después de manipular este alimento crudo, lavar cuidadosamente frutas y verduras y evitar el contacto con materiales potencialmente contaminados como las heces de los gatos.

– Se puede realizar actividades físicas: Puede realizar las actividades habituales, por ejemplo, trabajar o realizar los quehaceres de la casa. Sin embargo, es mejor evitar actividades exageradas que produzcan agotamiento o riesgo de lesiones corporales.
Realizar ejercicios durante el embarazo ayuda a adaptarse a los cambios físicos que experimentan y a prepararse físicamente para el parto, además, reduce la sensación de inactividad y mejora el ánimo. Sin embargo, el embarazo no es el mejor momento para que una mujer que ha sido sedentaria inicie actividad física de alta exigencia.

– Se puede mantener una vida sexual activa: Mientras no represente incomodidad para la paciente. Sin embargo, si la paciente tiene historial de abortos, parto prematuro, sangramiento genital o dolor pélvico, es mejor evitar la actividad sexual y consultar con el médico.

– No ingerir bebidas alcohólicas (incluido vino tinto) y cigarro: Algunos estudios demuestran que existen sustancias tóxicas o dañinas que pueden ser traspasadas de la madre al feto. Por ello durante el embarazo es importante no ingerir alcohol, tabaco y drogas.
El consumo de tabaco se asocia a bebés prematuros y de menor crecimiento. Por su parte, el uso exagerado de alcohol durante el embarazo se asocia a diferentes anormalidades, tales como restricción en el crecimiento pre y postnatal, anormalidades cráneo-faciales y retardo mental (daño sistema nervioso central).

– Evitar el consumo de café, té y bebidas con cafeína: La cafeína genera taquicardia (palpitaciones) en las embarazadas. Además consumos moderados y altos de cafeína durante el embarazo (mayor a 150 mg/día) se han asociado a bajo peso de nacimiento, por lo cual el consumo de cafeina se debe restringir a niveles bajos durante el embarazo o preferir productos descafeinados.

– No es necesario evitar viajes y puede conducir un auto sólo si el volante está a cierta distancia: En general, los viajes por cualquier medio son seguros para la mayoría de las mujeres embarazadas. La época más recomendable para realizarlos es el II trimestre porque en esta etapa las mujeres se sienten mejor y tienen menos riesgo de aborto o parto prematuro.
Si realiza un viaje largo en auto (más de 2 horas) debe procurar
hacer paradas cada cierto tiempo, para caminar y evitar calambres. Cuando la embarazada es quien conduce un auto, debe tener presente que
la distancia entre el volante y el vientre debe ser 20-25 cm. Siempre debe
usar cinturón de seguridad, con la parte superior de este sobre el borde superior del útero y la parte inferior sobre la zona ósea o pelvis.

– Riesgos de tomar sol: Las hormonas del embarazo producen cambios en la coloración de algunas áreas de la piel. Existe una hiperpigmentación llamada cloasma que se puede presentar en las mejillas, pezones y en una línea delgada que va del ombligo al pubis llamada "línea parda". Esta hiperpigmentación se atenúa después del parto. Por esta razón se recomienda utilizar cremas para el día con filtro solar y evitar o moderar la exposición directa al sol, sobre todo en verano.

– No alimentarse por dos: Esta actitud solo conducirá a un exceso de peso, el cual es perjudicial para la embarazada, ya que la obesidad se relaciona con otras enfermedades como diabetes e hipertensión arterial, que también son perjudiciales en el embarazo.