Al alcance de todos: Regreso a la sabiduría ancestral

Estos últimos años hemos visto la aparición de una serie de encuentros que buscan despertar la conciencia y unirnos a nuestra real naturaleza. Como el Festival Raíces de la Tierra –que se realizará en Codegua– que nos acercará a la cultura ancestral de los pueblos indígenas de todo el mundo.

 

Imagen foto_0000002220141105144001.jpg

Por Jessica Celis Aburto.

Retiros, sanaciones, ceremonias y círculo de mujeres son conceptos que comenzamos a entender cada día más. Justo en el momento en que el estrés y la depresión atacan el mundo –y el interés o motivación por las religiones tradicionales decae– aparecen una serie de creencias o movimientos que han logrado interesar a muchos. Por lo mismo se organizan diferentes encuentros casi todos los meses de distinta índole, como los conocidos Wanderlust Chile o el Kundalini Yoga Fest.

No se trata de volver a la cultura new age, sino de acercase a las raíces humanas para comprender o simplemente disfrutar del mundo tal cual es. En los próximos días –del 13 al 16 de noviembre– tenemos la oportunidad de vivir una de estas experiencias en Codegua, Sexta Región. En 1989, el mexicano Raymundo Tigre Pérez, un hombre sagrado, tuvo una visión a la que nombró Canto de la Tierra, semilla que dio origen a lo que hoy se conoce como Raíces de la Tierra, un festival que se suma a la oferta de encuentros que ofrecen vivencias vinculadas a la vida sana, la sanación y las terapias alternativas. Nació en México, y hoy se realiza, además, en Colombia y Austria.

Durante 4 días, en medio de la naturaleza (camping Callejones, Codegua), los asistentes tendrán acceso a múltiples actividades vinculadas a las tradiciones y conocimiento indígena de todo el mundo. Paula Iglesias, encargada del Centro de Bienvenida del Festival, cuenta que todas las actividades, ceremonias y talleres que se realizan nacen de un mismo propósito, que es poder compartir con los verdaderos portadores del conocimiento ancestral, sin intermediarios ni requisitos especiales, sino en un ambiente familiar y cercano, perteneciendo todos a una misma comunidad, durante 4 días.

¿Cuál es el principal objetivo de Raíces de la Tierra? Simplemente ser un puente entre todos los que no pertenecemos a las tradiciones indígenas, y los abuelos, que vienen de diferentes partes del mundo desde sus pueblos originarios. En el fondo, se busca dar a conocer su conocimiento y su forma de ver la vida a través de una experiencia en donde toda la familia puede participar de diversas formas: desde conversar con los abuelos compartiendo una comida o participar en sus charlas y ceremonias, hasta llevar a los niños a los talleres en donde de manera didáctica y entretenida aprenderán sobre sus culturas.

"Así como Raíces de la Tierra es un festival en donde las personas pueden conocer otras culturas, también es un lugar en donde todos los abuelos indígenas del mundo pueden conectarse entre ellos y compartir sus tradiciones, formando una familia de apoyo para sus comunidades. Nuestro deseo es poder recibir cada vez a más gente en las mejores condiciones. Es por esa razón que hace dos años que hacemos el festival en el Camping Callejones, que es un lugar que además de ser privilegiado por su naturaleza y su bosque añoso, tiene una infraestructura que hoy nos permite crecer. Otra de nuestras principales metas es que este festival sea una instancia para toda la familia, ya que la experiencia está hecha para eso", cuenta Iglesias.

Hay espacio para todos los abuelos de distintos pueblos originarios del mundo, sin diferencia. Todos los años han tenido representantes del pueblo Mapuche, Colla, Rapa Nui, Aymara y Kawescar, y junto a todos los demás abuelos, ellos son el eje principal de este encuentro. Al amanecer y atardecer, todos los días, ellos se reúnen en una estructura ceremonial llamada Kiva a compartir y dar a conocer su tradición. La Kiva se va cambiando de lugar cada 4 años (un ciclo), para permitir que el conocimiento pueda difundirse a nuevos lugares y espacios. En Chile, el primer ciclo se realizó en la V Región y fue desde el 2009 al 2012. Este año es el segundo del segundo ciclo que se ha realizado en nuestro país, en el Camping Callejones de Codegua.

 

RITOS
Otras actividades destacadas se relacionan con la actividad física para despertar el cuerpo, como Yoga o biodanza, junto con un temazcal –baño de vapor con efecto terapéutico– que devuelve un cuerpo y pensamiento limpios. En Raíces de la Tierra tienen actividades preparadas para toda la familia.

• Niños. Este año se quiere realzar el trabajo con ellos, separando las actividades por rango etario. Juegos para los más pequeños, talleres para jóvenes, encuentro de abuelos con niños, caminatas y tocatas especiales.

• Mujeres. Habrá círculos de mujeres y medicina ancestral femenina, danzas por la paz y sanaciones personales con abuelos.

Además, en la plaza central de Callejones habrá artesanía indígena a la venta, comidas saludables y ricas, y un espacio donde se realizarán pequeñas muestras de testimonio patrimonial, música tradicional y contemporánea, tales como Fernando Milagros, Matanza, Los Hijos de las Hojas, Emone Skills, entre otros. Durante la noche se proyectarán documentales y se realizarán actividades nocturnas para niños y jóvenes, como el taller de astronomía.

Paula Iglesias explica que cada año aumentan los interesados en participar en esta experiencia que puede cambiar su conciencia. Para nosotros el verdadero éxito es ver que cada vez llega más gente motivada por la experiencia de otros que ya lo han vivido. Y ver a los abuelos maravillarse con la posibilidad de dar a conocer sus tradiciones a tanta gente interesada en recibirla es, sin duda, un gran logro, afirma.