La dieta ideal para estar en forma y con energía: nutricionista da las claves

Si no logras tener energía, quizás tu alimentación no sea la adecuada. Recuerda evitar el azúcar, disminuir los carbohidratos, comer sagradamente cada 3 o 4 horas y realizar actividad física 3 veces a la semana ¡Al menos, camina!

Por Carolina Palma F.

Qué ganas de convertirnos en superhéroes, con fuerza, energía y atractivo casi inhumano. Pero eso no pasará –al menos por ahora– así que hay que armarse de valor y dejar de quejarse con frases tan repetitivas como "Estoy cansada", "No tengo energía" o "No sé por qué estoy gorda y fea".

Como dicen los optimistas: "Todo tiene solución". Sólo basta con informarse y cultivar la fuerza de voluntad, esa que nos hace conscientes de nuestra fuerza interior cuando queremos cumplir un objetivo que nos beneficia 100%.

Conversamos con Macarena Gullón, nutricionista de Clínica Avansalud, para aprender cómo utilizar los alimentos a favor de nuestra energía, salud y belleza.

Antes, recordemos que el verano provoca un desorden en los horarios, lo que incide en la calidad de nuestra alimentación. "Lo principal es regular el horario de las comidas, tomar desayuno a una hora adecuada y no en el trabajo, como hace la mayoría de los chilenos. Prolongarla en el tiempo o simplemente no hacerla, baja el metabolismo; es decir, el gasto calórico. Y como consecuencia, al gastar menos calorías de las que se debiera, se aumenta de peso con mayor facilidad", explica la especialista, y recuerda que en un día lo ideal es ingerir entre 4 y 5 comidas, y que no pasen más de 4 horas sin comer.

Los productos que comemos son importantes, pero más relevante es el tamaño de las porciones, aclara Gullón. "Una alimentación equilibrada, que cumpla con los requerimientos nutricionales de nuestro organismo, permitirá mantener en óptimo estado la piel, las uñas, el pelo y el peso. Esto requiere consumir los distintos alimentos en cantidades adecuadas, pues consumir mucha verdura o fruta o legumbres puede hacernos aumentar de peso también".

LA ENERGÍA DE LOS ALIMENTOS

Comenzamos en la mañana con el esencial desayuno. Para levantarse con energía opta por los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como cereales sin azúcar o pan integral o frutas. ¿Un cafecito? "Éste tiene cafeína, la que aumenta la presión (si está normal no habría problemas), tiene un efecto diurético e incrementa el estado de alerta, lo que puede interferir con el sueño. Pero si se consume con moderación (hasta 2 tazas al día), no debería ocasionar ningún trastorno".

Si prefieres algo más sano, compra té verde, porque tiene antioxidantes que son beneficiosos. Las infusiones de hierbas también son una buena alternativa para mezclar con leche, por ejemplo.

Quizás ya habrás escuchado que comer pesado da sueño, y seguramente lo has experimentado después de almuerzo en tu oficina. Bueno, es mejor comer liviano, prefiriendo carnes blancas, que producen una digestión más rápida, y más ensaladas.

"El sueño puede ser producido en algunas personas por ingerir azúcar –por ejemplo en un postre al almuerzo–, lo que produce un estímulo a la insulina, que se refleja en una baja de azúcar en la sangre que ocasiona sueño. Si el almuerzo es muy abundante, el tiempo de digestión será más largo y durante éste la irrigación sanguínea se acumula en el intestino, dejando con menos oxígeno al cerebro, lo que también produce sueño", explica Macarena.

Otro horario crítico se da tipo 5 de la tarde, cuando se ha trabajado todo el día y la llegada al hogar se ve cercana. En este instante recuerda si has comido cada 4 horas, ya que así se evita la falta de energía y sueño. "Los alimentos que dan energía inmediata son los que contienen hidratos de carbono simples, como el azúcar, pero es preferible –para no engordar– recurrir a una colación más sana como una fruta o un yogur light".

¿El chocolate de media tarde? Cuidado, porque en un comienzo da mucha energía en forma casi inmediata, pero luego puede ocasionar bajas de azúcar. Estos son los "roba" energía.  Mejor opta por los chocolates con 60% de cacao, libres de azúcar.

Cuando el cansancio azota, muchas piensan que las vitaminas representan la solución, pero no son necesarias si la alimentación es equilibrada. Ahora, si conscientemente sabemos que no, o llevas una dieta vegetariana, la nutricionista aconseja tomar suplementos vitamínicos completos que traen todas las vitaminas y algunos minerales también. Pero no es recomendable tomarlas permanentemente, pues hay algunas que se acumulan en el organismo y tienen un efecto tóxico. Si tu problema es la concentración, las vitaminas del complejo B son la mejor opción.