Stevia para reemplazar al azúcar: ¿es realmente tan buena como creemos?

Dicen que es la mejor alternativa para endulzar los alimentos. Proviene de una fuente natural, no aporta calorías ni carbohidratos, y tampoco aumenta los niveles de azúcar en la sangre ¿Dónde está el pero?

 

Imagen foto_0000002320130731105351.jpg

Uno de los primeros productos que se suelen eliminar de la dieta cuando queremos adelgazar es el azúcar. Antes se reemplazaba por sacarina o aspartamo, dos edulcorantes artificiales que han causado controversia por ser considerados poco saludables. Luego, surgió la sucralosa y, ahora, la opción estrella es la stevia. Pero, ¿es tan buena como creemos?

Durante siglos la planta de la stevia se ha utilizado en países como Paraguay y Brasil para endulzar los alimentos. Dado su origen natural, ha sido catalogada como el "edulcorante milagroso", según señala un artículo de BBC Mundo. Hace unos 40 años se comercializa en Japón, pero no fue sino hasta 2008 que en Estados Unidos se aprobaron los productos con esta planta como un aditivo de la comida. Y en la Unión Europea no fue sino hasta 2011.

Entre sus beneficios, se menciona que proviene de una fuente natural, que no aporta calorías ni carbohidratos y que tampoco aumenta los niveles de azúcar en la sangre, por lo que resultaría muy favorable para la salud y, muy especialmente, para controlar la obesidad.

La stevia tiene el potencial de ayudar con el control de peso, la salud bucal y la diabetes, asegura Laura Wyness, científica nutricionista de la British Nutrition Foundation, citada por BBC Mundo.

Sin embargo, hay quienes señalan que entre tanta maravilla existe un pero… "La gran cosa de la stevia es que es un recurso natural", explica el escritor de alimentos y presentador de televisión británica, Stefan Gates. "Eso no significa que no sea increíblemente procesada para el momento en que llega a nuestra comida o bebida…".

Según aclara el artículo publicado por BBC Mundo, la extracción de la stevia de la planta tiene un proceso similar al del azúcar. "El proceso de extracción consiste en remojar las hojas secas, como si fuera té, y luego separar o purificar los mejores compuestos de sabor dulce, que se conocen como glucósidos de esteviol", explica la doctora Margaret Ashwell, consejera científica del comité del Instituto Stevia Global.

Los extractos concentrados son 300 veces más dulces que el azúcar. Y la doctora añade que los glucósidos de esteviol permanecen intactos y químicamente sin cambios a través de todo el proceso.

Sigue > >