¡Puros beneficios! Pilates en el embarazo y después para estar en forma

Este método alivia molestias propias del periodo de gravidez, contribuye a mantener una buena postura, ayuda a controlar tu peso, y mucho más.

 

Imagen foto_0000002320130618110115.jpg

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer se modifica considerablemente en algunas zonas, como la pelvis, abdomen y senos. Si no se tiene cuidado, todos estos cambios pueden derivar en una importante pérdida del tono muscular y, peor aún, dolor crónico de espalda. La práctica del método Pilates es una excelente manera de cuidar tu cuerpo, además que la técnica de respiración que se utiliza te ayudará a estar calma, con más energía y contenta.

El Pilates es una rutina de ejercicios ligeros que fortalece y tonifica la musculatura, favorece el acondicionamiento cardiovascular, aumenta la flexibilidad, mejora la coordinación, respiración y concentración. A través de su práctica conocerás mejor tu cuerpo y te costará menos enfrentar los cambios mes a mes. Otro beneficio es que te ayudará a mantener una buena postura y además aliviará algunos dolores habituales del proceso.

El Pilates Reformer beneficia a las futuras madres porque trabaja sobre la musculatura profunda y los músculos del piso pélvico, indispensables ambos para estar preparadas al momento del parto. La tonificación sacrolumbar también se prepara y entrena, ayudando con una correcta postura y el soporte del vientre. Otro beneficio es la buena oxigenación, debido al estricto y disciplinado ejercicio de respiración que acompaña a cada movimiento.

El entrenamiento se debe efectuar con el constante control del instructor. En el caso de las embarazadas que practican Pilates, la asistencia es fundamental, porque por lo general los ejercicios se van adaptando a cada mujer.

Y el beneficio no es sólo hasta el momento del alumbramiento; lo cierto es que te recuperarás mucho más rápido durante el periodo de post-parto.

Sigue > >