¿Quieres quemar grasas? Científicos aseguran que el consumo de leche ayudaría a lograrlo

Mientras en Harvard recomiendan reducir la ingesta de leche y otros lácteos, nuevas investigaciones defienden su consumo, e incluso, aseguran que favorecería la pérdida de grasas.

 

Imagen foto_0000002320130506110752.jpg

Si bien desde Harvard han recomendado una dieta con mínimas cantidades de leche, recientes estudios aseguran que su ingesta es saludable y ayudaría a cuidar el peso.

Una de las investigaciones sostiene que los lácteos ayudarían a las personas que tratan de mantener su peso, a quemar más grasas y a ingerir más calorías sin engordar, informa el sitio web averlo.com. Publicado en la revista Nutrition & Metabolism y realizado por la Universidad de Tennessee con fondos del Consejo Nacional Lácteo de Estados Unidos, "el estudio no demostró que el consumo de las tres porciones diarias de lácteos recomendadas ayudara a no recuperar el peso perdido, pero sí reveló que se podía consumir más calorías sin engordar", explica la información.

Para el análisis, los científicos le redujeron la cantidad de calorías ingeridas a 338 hombres y mujeres con obesidad durante tres meses. Los participantes que lograron adelgazar el 10 por ciento de su peso o 10 kilos, pasaban luego al azar a comer menos de una porción diaria de lácteos o más de tres porciones diarias durante los siguientes seis meses.

En esa etapa de mantenimiento, el peso y la composición corporal eran similares en ambos grupos. Pero los participantes con alto consumo lácteo comían un 9 por ciento menos de calorías que al inicio del estudio, a diferencia del 22 por ciento menos de calorías que consumía el grupo con baja ingesta de productos lácteos. Es decir, se puede consumir más lácteos sin ganar peso.

El grupo que consumió la cantidad de lácteos recomendada tuvo también una reducción en sangre de los niveles de calcitriol, la forma activa de la vitamina D, que inhibe la división y la oxidación de las células grasas.

Los autores concluyeron que las personas que no quieren recuperar el peso perdido pueden agregar productos lácteos a su alimentación sin riesgo de engordar.

Sigue > >