¡Atención! Estos son los 4 exámenes médicos que ninguna mujer debe dejar pasar

Controles ginecológicos periódicos, mamografías, ecografías y Papanicolau son parte de los cuidados preventivos que toda fémina debe incorporar en su rutina, para evitar graves problemas de salud a futuro.

 

Imagen foto_0000002220130308132332.jpg

Un chequeo oportuno puede prevenir o detectar en forma precoz diversas enfermedades, en especial aquellas relacionadas con la salud ginecológica. El Dr. Iván Rojas, jefe del Servicio de Obstetricia, Ginecología y Neonatología de la Clínica Santa María, enumera aquellos controles que ninguna mujer debe dejar pasar.

1. Control ginecológico: permite pesquisar en forma precoz distintos tipos de cáncer, trastornos hormonales y complicaciones futuras. Debe ser realizado una vez al año desde el inicio de la actividad sexual y con la misma frecuencia  después de la menopausia, ya que en esa etapa se producen patologías como el cáncer de ovario y de endometrio.

2. Mamografía: es básica para el diagnóstico precoz del cáncer de mama, una enfermedad muy frecuente entre las mujeres chilenas. Su periodicidad debe ser indicada por un especialista, aunque es recomendable controlarse en forma temprana si existen antecedentes familiares.

3. Papanicolau (PAP): detecta lesiones precancerosas en el cuello del útero. Este tipo de cáncer es muy frecuente en Chile y es causado por el Virus Papiloma Humano, una enfermedad de transmisión sexual que afecta principalmente a las jóvenes. La recomendación en nuestro país, es que todas las mujeres entre 24 y 64 años se realicen este examen cada tres años. La frecuencia  será indicada por un especialista cuando haya factores de riesgo asociados.

La Clínica Santa María, por ejemplo, cuenta con una nueva tecnología para determinar si la mujer es portadora del Virus Papiloma Humano (VPH), el agente causal del cáncer del cuello del útero. Se trata de un examen de tipificación de VPH con mayor sensibilidad y precisión que el PAP, permitiendo identificar la presencia del virus y si tiene alto o bajo riesgo oncogénico. Este examen debe ser un complemento del PAP y no un sustituto.

4. Ecografía transvaginal: permite evaluar específicamente los genitales intraabdominales. No es de rutina, sino un examen de apoyo para observar anomalías uterinas y anexiales. Se solicitará cuando los síntomas o hallazgos encontrados por el especialista lo requieran.

"Es muy importante que todas las mujeres consideren estos controles como una rutina y consulten a un especialista en caso de presentar cualquier molestia", finaliza el Dr. Iván Rojas.