Embarazo y obesidad: cuando es posible una cirugía

Aproximadamente el 3% de las muertes maternas están asociadas a obesidad, ya sea en el embarazo, parto o puerperio; y de todas las muertes fetales intrauterina o mortineonato, el 30% fueron producto de madres que tenían obesidad.

 

 

Imagen

Según la Encuesta Nacional de Salud 2009-2010, la prevalencia de obesidad en el embarazo ha aumentado en 63% en la última década, es decir una de cada tres chilenas presenta algún grado de obesidad, condición que puede complicar no sólo la salud de la madre sino la del hijo que espera.

"La obesidad no sólo afecta a la madre y al feto. Hay un concepto relacionado a la epigenética que habla que el ambiente intrauterino de una mujer embarazada se altera, provocando cambios en la traducción de una serie de información del ADN del feto y que, posteriormente, lleva a alteraciones de adulto como la obesidad, la Diabetes Mellitus tipo 2 y enfermedades cardiovasculares", precisa el Dr. Enrique Valdés.

Debido a la dificultad de bajar de peso sólo con medidas médicas -hábitos de dieta y ejercicio- sobre todo en obesidad tipo 2, desde 1960 se empezó a introducir en la práctica médica la indicación de la cirugía bariátrica para reducir el tamaño del estómago y el tracto gastrointestinal, a la que también se someten con frecuencia las mujeres con sobrepeso que desean embarazarse y que no han respondido al tratamiento tradicional para disminuir los kilos demás. Las más comunes son el Bypass gástrico y la Manga gástrica, técnicas que tienen sus pro y sus contra.

Sin embargo, como advierte el Dr. Valdés, hay que observar diversas consideraciones. "Es muy importante tener presente que la obesidad, tanto en Chile como en el mundo, hay que tratarla en la consulta pre concepcional y tener la posibilidad de normalizar la situación. Si no es así, encontrar en qué valores metabólicos se encuentra esa paciente que desea embarazarse para saber cómo proceder".

 

RIESGOS
Aproximadamente el 3% de las muertes maternas están asociadas a obesidad, ya sea en el embarazo, parto o puerperio; y de todas las muertes fetales intrauterina o mortineonato, el 30% fueron producto de madres que tenían obesidad. En tanto, la infertilidad por disfunción ovulatoria es 3,1 veces mayor en pacientes con IMC mayor de 27, y en el 50% de las pacientes con IMC >30.

Las patologías médicas asociadas al embarazo son múltiples: diabetes gestacional, Síndrome hipertensivo y pre eclampsia, partos operatorios, operación cesárea, tromboembolismo e infecciones. Y a nivel neonatal están las malformaciones fetales, Defectos Tubo Neural, hidrocefalia, hendidura labio palatino, amputación de miembros y cardiopatías congénitas.

Aproximadamente el 32% de las diabéticas gestacionales ya tienen Diabetes tipo 2 que han estado larvando en el tiempo y se quedan embarazadas ya con el efecto metabólico.

 

VENTAJAS Y DESVENTAJAS
La OMS y EL Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología (Acog) dicen que una buena indicación para una cirugía bariátrica sería en toda paciente que tenga un IMC sobre 40, o que tenga un IMC sobre 35 con cualquier patología sobre agregada, y asociado a un programa nutricional reductivo frustro.

"Lo que sí está claro es que de las personas que se hacen operaciones de este tipo, el 80% son mujeres y el 50% de ellas están en edad fértil. Por lo tanto la probabilidad de que una mujer sujeta a cirugía bariátrica quede embarazada es alta", comenta el especialista.

Una vez que las mujeres son operadas aumenta claramente la fertilidad, normalizándose los ciclos anovulatorios. Tasa de embarazo adolescente aumenta el doble una vez operada, de 6,8 a 12,8%. La recomendación es usar anticonceptivos parenterales y ojalá posponer embarazo al menos un año.

El Dr. Valdés comenta que la cirugía bariátrica tiene impacto en la disminución de ganancia de peso durante el embarazo, disminución de diabetes gestacional y disminución del Síndrome Hipertensivo del embarazo y pre eclampsia.

Asegura que durante el embarazo es importante el control nutricional frecuente manejado por un equipo multidisciplinario, prescribir dieta con nutrientes suficientes, hacer una evaluación de ingesta segura y correcta, y ajustar horarios. Nunca dar carbohidratos de absorción rápida.

No obstante las ventajas el Bypass tiene una serie de complicaciones: Caída del cabello (25,5%); anemia (20%), hernia incisional (10%), depresión (3,1%) y dumping (1%). También produce una serie de déficit nutricionales al año de post operadas.