Baja de peso según tu edad: la dieta ideal para los 20, 30, 40 y 50 años

A los 30 o 40, el cuerpo no adelgaza de manera similar ni con igual rapidez que a los 20, aun cuando la dieta sea la misma. Por ello, los especialistas recomiendan seguir un régimen no sólo de acuerdo a la salud de la persona, sino también según su edad.

 

Imagen foto_0000003720130207110936.jpg

"A la hora de elegir un programa de alimentación saludable y un régimen para perder kilos de más, es necesario considerar varios parámetros clave: el estado de salud de la persona, el sexo, el estilo de vida y la edad. Con respecto a esta última, no podemos olvidar que nuestras exigencias alimenticias cambian notablemente en cada una de las fases de la vida", asegura la especialista en estética colombiana María Mezzatesta.

 

Basándose en sus consejos junto a los de otros expertos en nutrición, el sitio eluniversal.com.co ha elaborado un listado de importantes recomendaciones para alimentarse y mantener la línea de acuerdo con la edad:

A LOS 20

Es la etapa ideal para comenzar una rutina de buenos hábitos alimenticios. En esta década, el cuerpo necesita una buena cantidad de minerales y también de proteínas para el desarrollo de la masa muscular. Hay que comer grasas de origen vegetal y aumentar el consumo de hierro, de vitaminas B y C (para fortalecer el sistema de defensas) y de lácteos bajos en grasa.

No hay que saltarse ninguna comida. Se puede comer pizza o una hamburguesa… ¡pero sólo una vez a la semana! Aléjate de los condimentos y de las salsas. Desayuna completo (y esto incluye un lácteo, como aporte del calcio que necesitarás en las décadas siguientes); incluye al almuerzo una porción de proteína (que ayudará a fortalecer tu masa muscular), una de verdura y un carbohidrato; consume fruta a mediodía y a media mañana; y tres horas antes de acostarte toma una sopa de verduras o come una porción pequeña de pescado o de pollo a la plancha con verduras.

A LOS 30

Un buen número de mujeres se casan o se convierten en madres durante esta década (si estás embarazada consume fuentes de ácido fólico, como palta, espinaca y naranjas). Muchas trabajan fuera de casa y al igual que aquellas que deciden ser administradoras de su hogar, comienzan a sentir los rigores de una vida cambiante, los cuales suelen traducirse en aumento de peso.

Tal vez empieces a ver en la balanza unos kilos de más, que poco a poco irán aumentando. Es el momento de actuar y de reducir la cantidad de comida que ingieres, procurando alimentos más sanos y naturales. No esperes a que la situación se salga de control. Siempre será mejor perder 2 o 3 kilos que 4 y más.

Obligatorios: ensaladas sin aderezos, atún y otros pescados ricos en Omegas, verduras salteadas, cinco porciones de frutas al día, cereal al desayuno para proveer al organismo de fibra, alimentos ricos en calcio y en hierro (este mineral se pierde con las menstruaciones), preparaciones al vapor o a la parrilla (¡nunca fritas!), nada de refrescos (y sí mucha agua), ni embutidos, productos de paquete y harinas procesadas.

En cuanto a las golosinas, permitidas una vez a la semana. Puedes comer una porción de pizza o una hamburguesa cada 15 días.

Sigue > >