Evita el mal olor en las axilas con estos sencillos trucos

Nadie está excento de sufrir de un momento bochornoso por el mal olor de las axilas, no siempre tiene que ver con la falta de higiene y aquí te explicaremos por qué y cómo combatirlo.

El mal olor en las axilas se desarrolla cuando las bacterias se alimentan del sudor producido por los glándulas sudoríparas apocrinas.

Según el portal lineaysalud.com existen muchos tratamientos tradicionales que son eficaces contra este mal, aunque también los remedios caseros funcionan bien para la eliminación del olor en las axilas.

Tips:

Jabón antibacterial: Lava muy bien con jabón antibacterial y luego enjuega perfectamente para que no queden restos de él en tu piel. Finalmente seca por completo la zona para evitar la humedad.

Vinagre: El mal olor puede deberse a la acumulación de bacterias. Mezcla dos partes de vinagre, una de alcohol y aplica en las noches con un paño limpio. Lo debes dejar actuar mientras duermes.

Bicarbonato: Uno de los grandes aliados. Esparce un poco de este ingrediente en las axilas completamente secas. Déjalo actuar durante la noche y ¡voilá!

Bicarbonato con limón: En esta receta hay un pequeño twist, pues la idea es mantener la zona fresca mezclando una cucharadita de bicarbonato con jugo de limón, el cual es ideal para eliminar las bacterias del área.

Tomillo y romero:  Este remedio es ideal para aquellas personas que sudan de más. Haz una infusión con tomillo y romero y aplicala en tus axilas después del baño, esto te ayudará a controlar la sudoración excesiva.

Aloe vera: Es un buen aliado contra la sudoración, si te colocas algo de su extracto podrás controlar el olor y la cantidad de sudor, además te dará un aire de frescura. Consigue en Internet Aloe Vera en gel, que te hará el trabajo mucho más sencillo.

Gel


Gel Aloe Vera
Cuidado de la piel
$179.00

adquierelo-0fb3cb263f4e0bd8f03bd108dc2c3cb8.jpg


Almidón de maíz: El almidón de maíz es muy absorbente y puede ser más útil que el bicarbonato de sodio en los casos de sudoración excesiva. Los dos también se pueden mezclar juntos para una aplicación combinada. Solo debes esparcirlos y dejar actuar durante la noche

Salvia: Como aliado para reducir la sudoración excesiva debes hacer una infusión con una cucharadita de la planta seca y tomarla una vez al día.

Lechuga: Un buen desodorante se puede hacer exprimiendo una hoja de lechuga y mojar las axilas con este líquido , es mejor si lo aplicas con las axilas secas luego de bañarte.

Rodajas de papa: Coloca unas rodajas de papa en el área de las axilas durante unos 20 minutos o hasta que seque, si es necesario repetir varias veces hazlo. Esto ayudará a controlar el mal olor en la zona.