5 cosas que puedes hacer para deshacerte de la grasa abdominal sin sufrir

Dile adiós a la molesta grasa abdominal con estos consejos

Todo lo que comes va directo a tu barriga, provocando que se ensanche más . La grasa abdominal no solo es angustiante y provoca que tus pantalones dejen de cerrar, sino que también pone en peligro tu salud al rodear tus órganos y aumentar el riesgo de enfermedades. La edad, la mala alimentación y el embarazo son algunos de los factores que provocan que aumente la grasa y que sea cada vez más difícil deshacerse de ella.

La primera opción para muchas es pasar horas en el gimnasio con la esperanza de sudarlo todo, pero para otras, eso no es una opción por diferentes razones. Tranquila, basta con que hagas estos cambios en tu vida para ver resultados. Recuerda que siempre debes consultar a un especialista en salud para que adecúe una rutina o dieta a tu estilo de vida.

Haz ayuno intermitente

El ayuno intermitente (IF) implica no comer durante parte del día algunas veces a la semana. Cuando tu cuerpo no tiene una fuente de energía constante de los alimentos que consume, le permite utilizar las reservas de grasa que ya tiene, lo que le ayuda a perder grasa abdominal. Cuando ayunas durante 16 horas, tus niveles de azúcar y de insulina disminuyen y la hormona del crecimiento humano aumenta. Esto acelera tu organismo y aunque algunos pueden pensar que haciendo esto vamos a tener problemas de hipoglucemia, falta de energía o algo por el estilo, y nada más lejos de la realidad, nuestro cuerpo puede adaptarse perfectamente a esto.

Limita tu consumo de azúcar y chatarra

No bebas gaseosas o bebidas azucaradas. Combatir el exceso de sal, azúcar y grasas ayuda a prevenir la obesidad, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes tipo 2, la hipertensión y el cáncer. Opta por consumir más verduras, proteínas magras y grasas saludables (¡un aguacate al día!).

Duerme más en la noche

Muchos estudios han encontrado que las personas que están privadas de sueño informan tener un aumento del apetito . Esto es probablemente causado por el impacto del sueño en dos hormonas de hambre importantes, la grelina y la leptina. La grelina es una hormona liberada en el estómago que indica hambre en el cerebro. Los niveles son altos antes de comer, que es cuando el estómago está vacío, y bajos después de comer. La leptina es una hormona liberada de las células grasas. Suprime el hambre y señales de plenitud en el cerebro . Cuando no se duerme lo suficiente, el cuerpo produce más grelina y menos leptina, lo que le deja con hambre y aumenta su apetito.

Camina más

Es momento de que dejes el elevador y comiences a subir las escaleras en tu oficina; de que dejes el auto y te dirijas a pie o en bicicleta a tus destinos. Estudios de la Universidad de Harvard demostraron que  caminar por 20 minutos al día reduce en un 43% la posibilidad de adquirir un resfriado y en caso de enfermar, la duración de esta afección es más corta. Por otra parte, según un estudio de la Universidad de Standford, caminar favorece a la creatividad, pues estimula la actividad cerebral y mejora las funciones cognitivas a largo plazo. Además, caminar 15 minutos al día evita que tengamos antojos innecesarios, especialmente de alimentos azucarados, como el chocolate. Esto es porque se produce un efecto ansiolítico que alivia la ansiedad, según estudios de la Universidad de Exeter.

Relájate

Aunque el balance de energía obedece a las leyes de la termodinámica, no tiene en cuenta las muchas cosas que te hacen tu propia persona. Por lo tanto, aunque sabe qué hacer con las calorías que uno ingresa a su cuerpo, no sabe por qué lo está comiendo o qué lo impulsa a hacer las elecciones de alimentos que haces. El estrés parece ser uno de los factores más importantes que influye sobre qué y cuánto comes. Un informe en el International Journal of Obesity encontró una relación entre la tensión laboral y la masa corporal.

Te recomendamos en video