5 hábitos para levantar tu ánimo cuando sientes que todo está saliendo mal

Los hábitos se crean a base de repeticiones así que no dejes de seguir estos consejos

Se ha dicho una y otra vez que la felicidad es un viaje, no un destino; es algo que los humanos debemos elegir conscientemente por nosotros mismos. Este mantra se puede aplicar a todos, porque si estás luchando con una enfermedad mental, pasando por un momento difícil, o incluso solo con el tipo de contenido en el que te encuentras, todos podríamos usar un poco más de positividad en nuestras vidas. Si eres escéptica sobre cómo ser feliz todos los días, debes saber que hay innumerables pequeños cambios que se pueden hacer, desde el momento en que se despiertas por la mañana hasta que duermes por la noche y no, no tiene que ver con estar haciendo capturas de pantalla de mensajes de motivación personal en tu móvil.

1. Haz un acto de bondad al azar.

Los actos de amabilidad al azar son una gran manera de ser más feliz. Suena cliché, pero no hay nada como sentirte útil o que le hiciste bien a alguien. Tal vez puedas comprarle un café a tu compañera del trabajo que entra en turno antes que tu o compra un pequeño bote de galletas para los de la recepción de tu oficina. Las pequeñas cosas te hacen sentir mejor de lo que piensas. Si no sabes por dónde empezar, piensa que vibrar bien y desear buen karma ​​son grandes cosas para hacer por otros.

2. Evita el aislamiento

Cuando nos sentimos con el ánimo bajo, tendemos a adoptar una actitud muy pasiva, de modo que muy fácilmente nos quedamos en casa, cancelamos planes e ignoramos a todos. Esto es algo que el cuerpo pide cuando se siente vulnerable y de vez en cuando es válido alejarse. Pero en realidad, el aislamiento sólo conlleva a romper con las dinámicas de comportamiento que alimentan el estado emocional que nos domina. No tienes que forzar nada pero oblígate en cierta medida a socializar ya que eso te mantendrá activa y elevará tu estado de ánimo.

3. Desconéctate de las redes sociales a primera hora

Revisar ru teléfono inmediatamente de que te levantas es por mucho la forma más infeliz de despertarse. Es cierto que estamos atados a la tecnología y queen cierta medida dependemos de ella para hacer muchas cosas. Pero es agotador incluso antes de que te levantes de la cama ya que haces que tu cerebro esté en constante estrés y que por ende no puedas relajarte y respirar. Y ni hablar de lo mal que uno se siente si no tiene cientos de notificaciones o si lo primero que ves es las perfectas vacaciones de esa persona que odias, mientras tú debes levantarte para trabajar.

 

4. No dejes el desayuno.

Si haces algo antes del mediodía, comer el desayuno debería ser la máxima prioridad. Incluso si tienes prisa, hay muchas recetas rápidas o barras energéticas saludables que no te darán excusas para saltártelo. La comida tiene dos funciones: la de nutrirnos y la de reconfortarnos y darnos placer así que nada mejor que tener ese boost desde que te levantas.

5. Medita por lo menos 10 minutos todos los días

No se trata de convertirte en un yogi desenfrenado, ni caer en el estereotipo de "gurú de la felicidad" ni nada por el estilo, pero de verdad, la meditación tiene el poder de cambiar drásticamente tu vida y tu actitud acerca de cómo ir día a día. No tienes que poner ningún tapete ni música de campanitas para hacerlo, basta que aproveches tu hora de baño para cambiar tu mente. Deja de pensar en todos los problemas que te aquejan y los que ni siquiera te afectan directamente. En lugar de armarte historias trágicas, busca afirmaciones en Pinteret y repítelas en tu cabeza. Hasta puedes poner una grabación de meditación guiada en Youtube. ¡Verás cómo cambiarás el switch!

 

Te recomendamos en video