Lo que un padre primerizo necesita saber para asumir su labor

Convertirse en padre puede traer alegría y estrés. Descubra cómo asumir la paternidad para fortalecer la relación con el recién nacido.

Ser padre por primera vez es toda una experiencia y una aventura que seguramente nunca olvidará y que además incluye momentos de alegría, sorpresa, incertidumbre y hasta temor. Y aunque la paternidad es única y maravillosa, también puede llegar a ser abrumadora para algunos primerizos.

Cambios en el estilo de vida, nuevas responsabilidades económicas y emocionales, perturbación del sueño, cansancio y tensión ocasionados por los cuidados de este nuevo integrante, son algunas de las preocupaciones.

Sin embargo, expertos en salud afirman que los padres primerizos pueden tomar ciertas medidas para afrontar las emociones y los desafíos de ser padre, con el fin de tener una experiencia menos estresante y mucho más gratificante.

Antes de la llegada del bebé

  • Involúcrese en el proceso de embarazo: aunque los hombres no experimentan las mismas sensaciones de un embarazo, una buena manera de involucrarse es colocar la mano en el vientre de su pareja para sentir las patadas del bebé. Asistir a las visitas prenatales, hablar, leer o cantarle al bebé, mientras más cerca del vientre de su pareja esté, ayudará a que el bebé reconozca su voz después de nacer.
  • Clases prenatales: este proceso tan importante en el embarazo, puede ayudar a su pareja y a usted a descubrir qué pueden esperar durante el trabajo de parto y el parto, así como aprender a cuidar de su recién nacido, convirtiéndose en un apoyo para la mamá.
  • Planificador financiero: esto puede ayudarle a determinar la mejor forma de manejar el costo de tener un bebé.
  • Red de apoyo social: durante el embarazo, su pareja podría recibir apoyo médico, de seres queridos y hasta de amigos. Es importante para los hombres contar también con una red de apoyo durante este momento. Busque amigos y seres queridos que puedan brindarle consejos y aliento mientras se prepara para convertirse en padre.
  • Habla con la pareja: conversar acerca de cómo podrían cambiar su vida diaria y su relación, para bien y para mal, una vez nazca el bebé.
  • Qué tipo de padre quiere ser: piense en su propio padre. Considere qué aspectos de esa relación quisiera imitar con su propio hijo y cuáles podría mejorar.

Además de los mencionados es importante que usted como padre saque un tiempo para leer libros y revistas acerca de los problemas de la crianza. Piense en las tareas cotidianas que le será imposible eliminar y en cómo llevarlas a cabo con el mínimo esfuerzo y estrés. Reserve tiempo para su pareja, esto también le ayudará a combatir el estrés. Piense en algo para demostrarle a su pareja que sigue siendo la persona de su vida. Hable con ella de lo que le resulta duro, agradable y hasta sorprendente en la nueva situación que les espera.

Después de que nazca el bebé

Después del nacimiento del bebé, encuentre formas de conectarse con su nueva familia, como papá primerizo, puede hacer lo siguiente:

  • Quédese en el hospital con su familia: si el centro médico donde se encuentra se lo permite. Disfrute de ese momento íntimo con su pareja y el recién nacido hasta que sea momento de llevarlos a casa.
  • Turnos para cuidar al bebé: además para alimentarlo y cambiarlo. Si su pareja está amamantando, puede ofrecerse para alimentar al bebé con un biberón de leche materna, ayúdelo a eructar o duérmalo después de la sesión de lactancia.
  • Jugar con el bebé: según expertos de Mayo Clinic, las mujeres suelen estimular a los bebés de manera tranquila y relajante, mientras que los hombres involucran a los bebés en actividades más intensas y ruidosas. Ambos estilos de juego son importantes, y ver cómo su bebé sonríe es el premio.
  • Buscar ayuda: si tiene problemas para lidiar con los cambios en su relación o en la rutina y crees que podría estar deprimido, la recomendación es hablar con un terapeuta, así podrá evitar que esta situación afecte a su nueva familia.

También es de resaltar la creación de lazos afectivos, probablemente sea una de las partes más placenteras del cuidado de los bebés y se da en el momento de mayor sensibilidad durante las primeras horas y días posteriores al parto, cuando los padres establecen una profunda conexión con el bebé. La cercanía física puede fomentar la conexión emocional. Comience a crear los lazos acunando a su bebé y acariciándolo suavemente.

Para los bebés, el apego favorece el crecimiento emocional, lo cual afecta su desarrollo en otras áreas, como el crecimiento físico.

Lo más importante es que, en lugar de buscar moldear a su hijo como usted quieres que sea, piense en él. Se trata de descubrir quién es, para dejarlo ser. Siempre será bueno estar preparado para lo inesperado, porque sucederá.