7 cosas que pasan cuando amas dormir y nadie más entiende

Dormir es mi actividad favorita del día

El tiempo de sueño es una de las partes más importantes del día. Ayuda en el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Pero hay algunas personas a las que les encanta dormir tanto, que pueden pasar todo el día haciéndolo.

Dependiendo de cuál sea tu situación de vida y qué tipo de durmiente eres, tu capacidad para dormir puede ser un pestañeo que te mete en problemas o una victoria que siempre te hace ver fresca.

Lo cierto es que nadie entiende el placer que te provoca dormir, ni por qué tendrías una relación con tu cama e vez de con una persona de verdad (es menos problemática una cama, supongo). Los amantes serios del sueño tienen todo un conjunto de luchas que son exclusivas de su propio mundo. Llámalo siesta,  dormitar, hibernar, trance o sueño de belleza , lo cierto es que todo lo que necesitas en esta vida es una cama suave y cómoda, mantas cálidas y acogedoras, y una almohada…y que nadie te moleste. Entonces, si eres uno de ellos, esto es para ti.

La sensación de tus almohadas y sábanas, es un placer indescriptible

Después de un largo y agotador día de trabajo, cuando regresas a casa, solo te quieres tirar en la cama y esconderte dentro de una cálida manta. Es tu lugar feliz, donde nadie más puede molestarte o estresarte. Es más, amas tanto la felicidad que te provoca reencontrarte con tu cama que tienes tres almohadas: una para dormir, otra para abrazarse y otra por si acaso.

Puedes dormir a cualquier hora, donde sea y como sea

No importa en qué lugar te encuentres, si hay cama o no, puedes quedarte dormida en cualquier lugar y en cualquier momento del día, incluso si eso significa cerrar los ojos durante 10 minutos si tu jefe no está cerca. Amas los lugares donde hay sofás, pufs o sillas reclinables pues sabes que son camas potenciales para que pueda tomar una buena siesta y "recargar energía".

Tu peor enemigo son los despertadores

Consideras que tu despertador es el villano en tu vida. A veces hasta sueñas con deshacerte de él y no volverlo a escuchar nunca. No importa qué tan dulce suene o qué tanto te ayude a llegar a tus citas importantes de la mañana, tu ideal es romperlo en pedazos.

…pero sabes que los necesitas para despertar. Llegas a poner hasta 7 alertas (aunque no las escuches)

Aunque te molesta el sonido del despertador, sabes que es lo único que te hará despertarte para llegar al trabajo. Pero como odias abrir los ojos, tienes la costumbre de configurar al menos cinco alarmas para la mañana siguiente, porque sabes que apagarías una y dormirías de nuevo. Tiendes a poner intervalos de 10 a 15 minutos, mientras que la primera es solo un poco de calentamiento para ayudarte a despertarse después de una hora. Y sí, a veces ni 7 alarmas pueden con tu sueño.

Siempre sientes que te fata dormir, aún después de 12 horas de sueño

El fin de semana puede brindarle algunas oportunidades adicionales para dormir, pero también te ofrece oportunidades adicionales para hacer cosas que inhiben la capacidad de su cuerpo para dormir. La tecnología también es un gran obstáculo para tu sueño pues así como amas dormir, también amas desvelarte así que todo se vuelve un ciclo vicioso en donde duermes, pero nunca lo suficiente, por lo que al día siguiente tiene sueño y necesitas dormir, ¿se entiende?

Tu plan perfecto de fin de semana es dormir

¡Cómo nos encantan los fines de semana! Para muchos, es la oportunidad perfecta para salir a divertirse y tener una vida social pero para ti es el momento más sagrado para estar en tu cama.  Tu plan ideal es dormir, dormir y dormir sin tener que configurar ninguna alarma para el día siguiente. Incluso si eso significa saltarte el desayuno y despertar la comida, tú eres feliz en tu cama.  Hay momentos en los que duermes como 17 horas seguidas, y aún así no te sientes culpable por ello.

Te recomendamos en video