Consejos claves para aprender a controlar el estrés

Cada día son más las personas que sufren este estado de tensión y que no saben cómo manejarlo.

El cerebro está conectado de forma permanente a un sistema de alerta que protege cuando detecta una amenaza, enviando señales al cuerpo para que libere una descarga de hormonas que estimulan la capacidad de respuesta para enfrentarla. Cuando la amenaza desaparece, se supone que el cuerpo va a regresar a un estado normal de relajamiento, pero no es así, el estrés no para y eso significa que el sistema de alerta rara vez se apaga, ocasionando así un gasto de energía innecesaria.

Y es que ahora vivimos llenos de tensión por cosas como el trabajo, el tráfico, la casa, los problemas cotidianos y esto hace que cada vez sea más necesario buscar soluciones prácticas para intentar controlar la ansiedad y llevar una vida más sana.

Acá le presentamos consejos de expertos médicos para controlar el estrés:

Respirar profundamente: La Escuela de Medicina de Harvard recomienda elegir un lugar donde se sienta relajado y que pueda despejar su mente. “Pruebe una respiración profunda: respire lentamente por la nariz, permitiendo que el pecho y la parte inferior del abdomen suban a medida que llena los pulmones de aire. Deje que su abdomen se expanda por completo. Ahora exhale lentamente por la boca (o la nariz, si eso le parece más natural)”.

Reír: Según Mayo Clinic organización dedicada a la investigación y educación médica, reírse y buscar el humor en las cosas es tan beneficioso que puede aliviar el dolor físico, fortalecer su sistema inmunológico, ayudarle a establecer conexiones con otras personas, a lidiar con la ansiedad y combatir la depresión.

Un masaje: Un estudio de 2005 de la Universidad de Miami señaló que los niveles de cortisol (el químico que el cuerpo produce cuando estás en una situación estresante o atemorizante) disminuyen después de la terapia de masaje.

Cantar: Así no se considere un gran cantante, los beneficios lo sorprenderán. Un estudio realizado en Japón en 2014 sobre la salud de las personas mayores descubrió que después de que un grupo de ancianos cantara, sus niveles de estrés disminuyeron y sus estados de ánimo mejoraron, incluso si no eran fanáticos del canto.

Olores: Algunos olores se utilizan comúnmente para combatir el estrés. Particularmente, fragancias de lavanda, limón y jazmín son conocidos por ayudar a aliviar la ansiedad y la tensión.

Calientar sus manos: Puede sonar extraño pero durante las situaciones verdaderamente angustiantes, el flujo sanguíneo se dirige a los músculos más grandes del cuerpo, dejando las extremidades frías. Pero cuando la sangre regresa a las manos y pies es una señal de que el peligro percibido ha pasado. Incluso la simple visualización de las manos tibias puede ser suficiente para ayudar a apagar su sistema de alerta.

Dar o recibir un abrazo: Un estudio de 2015 de la Universidad Carnegie Mellon descubrió que los abrazos en realidad hacen que las personas sean menos susceptibles a resfriados y generalmente disminuyen los sentimientos de ansiedad.

Comer algo con antioxidantes: Según la Escuela de Medicina de Harvard, los alimentos con alto contenido de antioxidantes, como los frijoles, las manzanas, las ciruelas, las nueces, el brócoli y las alcachofas, pueden ayudar a aliviar los sentimientos de estrés y ansiedad.

Hablar: La Asociación Estadounidense de Psicología aconseja que una de las formas clave en que puede calmarse si está estresado es hablando. Cuando comparte sus sentimientos o dudas con otra persona, alivia el estrés.

Hacer ejercicio: Mayo Clinic señala que el ejercicio ayuda a la producción de endorfinas, que pueden reducir los síntomas de ansiedad y depresión, así como también mejorar la calidad de sueño.

 

TE COMPARTIMOS EN VIDEO: