¿Tienes un guardarropa verde? Descúbrelo aquí

Cada vez son más las compañías que se suman a prácticas amigables con el medioambiente.

Proteger el planeta es más que una moda, es una necesidad. Cada vez son más las compañías que se suman a prácticas amigables con el medioambiente, en busca de impulsar un desarrollo sostenible. Pero existen pequeños cambios que puedes realizar tu misma para ayudar al planeta.

La organización Greenpeace asegura que ya no valoramos lo que vestimos, pues “nos podemos dar el lujo de comprar ropa nueva sin pensarlo dos veces”. Pero para romper ese espiral, invita a repensar nuestra relación con lo que poseemos.

Ellos te dan cinco claves para transformar tus hábitos de consumo con respecto a tu guardarropa y así convertirte en una ecologista consumada.

Cuida y quiere tu ropa. Si conservas tu ropa uno o dos años más reduces sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) en un 24%. “No solo te ahorras dinero, sino agua y materias primas. Evitamos que los químicos y los pesticidas dañen los ríos, el suelo y la vida silvestre, y recortar el uso de combustibles fósiles”, explican.

Hazlo tú misma. Te invitan a aprender costura, para transformar los residuos en objetos de valor y poder arreglar tu ropa.

Cámbiala con alguien. Para los reconocidos ecologistas “la manera más simple de alargar la vida de tu ropa es darle un nuevo uso. ¡A otra persona le puede servir!”.

Compra en tiendas de segunda mano y vintage, centros de bricolaje y artesanía, talleres de reparación, mercadillos de ropa o de intercambio de prendas de vestir. Te aconsejan que “lo nuevo no es siempre lo mejor”.

Compra ropa sin tóxicos. Para ello recomiendan verificar si la tienda participa dentro su campaña Detox, a la que se han sumado marcas como Nike, Adidas, Puma, H&M, M&S, C&A, Li Ning y Zara. Aunque también invitan a comprar en negocios locales con una producción propia y con principios sostenibles.

Te recomendamos en video: