¿Cómo combatir la agresividad infantil? Acá 6 sugerencias para lidiar con niños agresivos

La agresividad infantil existe, es más común de lo que se pueda creer y se manifiesta de manera activa, permanente con un patrón de rabia y violencia hacia sí mismo y hacia otras personas incluso hacia objetos.

La agresividad infantil es más común de lo que se pueda creer y se manifiesta con un patrón de rabia y violencia hacia sí mismo y hacia otras personas.

La agresividad infantil  no siempre es sencilla de detectar y menos aún de parar porque los padres muchas veces viven la negación de la conducta agresiva del niño.

Los cuidadores principales y la dinámica familiar influyen mucho en el desarrollo de esta conducta, lo mismo que el tipo de disciplina aplicada a los hijos, el estilo de crianza inadecuado (autoritario y severo o permisivo y demasiado indulgente), definitivamente si un niño es ignorado, si no existe conexión emocional con sus padres, o sobre protegidos con una alta exigencia adulta, los pequeños pueden expresar su malestar a través de golpes a sus hermanos, familiares cercanos y a sí mismo.

La agresividad es un problema que si no es tratada a tiempo en la vida del niño, conlleva a problemas futuros es el comportamiento escolar, social y dificultades en su entorno.

Calma, paciencia y amor son claves para tratar la situación. Recordando que si la actuación del niño se castiga o se reprende físicamente entonces no se verán los cambios.

Sobre el tema la psicóloga Yajaira Nucette precisa las características generales de un niño agresivo que merece la atención de los padres para corregirlo a tiempo:

Conoce las conductas de un niño agresivo:

Rompen las normas del hogar y de la escuela.

Amenazan a sus amigos y familias verbales.

Dañan las cosas materiales, las tiran y rompen.

Presentan episodios de rabias.

Discuten con los hermanos, con los padres y otros integrantes de la familia.

Gritan con mucha frecuencia.

Molestan a otros integrantes de la familia.

Se muestran iracundos o resentidos.

Pelean por cualquier cosa aunque sea mínima.

Ante la presencia de estas conductas la psicóloga propone:

“Si observamos conductas agresivas en casa o en aula se deben realizar algunas intervenciones pedagógicas, disciplinarias, de compresión y acompañamiento, si no hay cambios favorables remitir caso o evaluación con profesionales como psicólogos o psicopegagos. Es importante resaltar que la conducta agresiva puede también ser imitativa. Los papas y docentes somos su ejemplo. Así, que exponerlos a situaciones violentas generaran en ellos conductas agresivas”.

Para corregir la situación te presentamos 6 consejos a tener en cuenta para corregir la agresividad infantil con amor:

Inteligencia emocional

Enseña a tu hijo a manejar sus emociones. Si reaccionas de forma violenta, reforzarás la violencia y los niveles de ansiedad… la violencia genera más violencia.

Momento de reflexión

Es un espacio para que el niño reflexione sobre lo que sucedió, se calme y pueda conversar con calma con sus padres. Es un espacio para la toma de conciencia no se debe convertir en un castigo.

Los padres son el ejemplo

El niño visualiza a sus padres, es su modelo para poder reaccionar ante la frustración, la rabia, la euforia. Lo ideal es que ambos padres estén de acuerdo en el modelo de crianza y que pongan atención a los arranques de ira, celos, enojo, frustración, a cómo manejas y nombras tus emociones pues los niños escuchan, observan y moldean.

Sé comprensivo

Busca con el niño alternativas para controlar su ira o molestia. Sácalo de la circunstancias, por ejemplo si tu hijo no llegó de primero a la fila del helado, sácalo de la actividad que no se centre en la pérdida, háblale del rico helado que disfrutará. La idea es ofrecerle alternativas para que no quede enganchado en lo negativo.

Reconocimiento

Cuanto tu hijo logra superar circunstancias apláudelo, reconócele lo bien que lo hizo. No tiene que ser con objetos materiales, besos, abrazos y aplausos son gestos maravillosos que llenan su corazón.

Familia unida y con tiempo de calidad

Comparte con tus hijos diferentes momentos del día aprende a reconocer lo que les gusta, lo que le molesta dale confianza de expresar sus emociones niños a expresar sus emociones.

A veces solo se necesita cambiar los estilos de disciplina, mejorar la atención hacia el pequeño y aprenderlo a conocer para lograr cambios significativos en la conducta. Ahora bien, si los cambios no funcionan y sientes que la dinámica familiar se ve afectada nada mejor que buscar ayuda de un profesional a fin de evitar circunstancias negativas para toda la familia.

Te recomendamos en video: