Cosas que le pueden pasar a tu cuerpo si te enojas demasiado

Tu cuerpo resentirá cuando estallas de coraje

La ira es una emoción del ser humano llena de complejidades que afecta de diferente forma. Existen los pasivos agresivos, los que no muestran nada pero por dentro se queman de ira y los que estallan a la más mínima provocación.

Al que se enoja hay que temerle pues saca su lado más primitivo e irracional de todos aunque si se controla bien, puede ser una liberación saludable, un motivador para el cambio y hasta una herramienta de empoderamiento.

Sin embargo, sus efectos van más allá de hacer coraje o enojarse con el otro pues afecta significativamente al cuerpo. ¿Quieres saber más de lo que puede ocurrir si te enojas demasiado? ¡Sigue leyendo!

Puedes tener un ataque al corazón

Emociones como la ira y la hostilidad aumentan su respuesta de "lucha o huida". Cuando eso sucede, las hormonas del estrés, como la adrenalina y el cortisol, aceleran el ritmo cardíaco y la respiración. Al ocurrir esto, te da un estallido de energía, tus vasos sanguíneos se tensan y tu presión arterial se eleva. Estás listo para correr por tu vida o luchar contra un enemigo. Si esto sucede a menudo, causa desgaste en las paredes de las arterias y puedes sufrir un ataque al corazón.

Te da migraña

El estrés que te provoca un enojo suele ser un factor desencadenante de episodios de migraña. Si recientemente hiciste un coraje intenso puede que aparezca un dolor de cabeza insoportable, acompañado de náuseas, sensibilidad a la luz, al sonido y hasta vómito. El dolor suele ser punzante, te hace ver luces y se concentra de un sólo lado de la cabeza o en la parte posterior del ojo.

Debilita tu sistema inmune

Si estás enojada todo el tiempo, es posible que te encuentres sintiéndote enferma más a menudo. Científicos de la Universidad de Harvard han descubierto que en las personas sanas, simplemente recordar una experiencia molesta de su pasado provocó un descenso de seis horas en los niveles de inmunoglobulina A, la primera línea de defensa de las células contra la infección.

Puede dañar sus pulmones

Fumar o estar cerca de un fumador no son los únicos factores que dañan tus pulmones. Un grupo de científicos de la Universidad de Harvard estudió a 670 personas durante ocho años utilizando un método de puntuación de la escala de hostilidad para medir los niveles de ira y evaluó cualquier cambio en la función pulmonar de los participantes. Aquellos con las clasificaciones de hostilidad más altas tenían una capacidad pulmonar significativamente peor, lo que aumentaba el riesgo de problemas respiratorios. Los investigadores llegaron a la conclusión que un aumento en las hormonas del estrés, que se asocian con sentimientos de ira, crea inflamación en las vías respiratorias.

Acorta tu vida

No es mentira que las personas felices viven más tiempo. El estrés está muy relacionado con la salud general. Así que si estás estresada y enojada constantemente, acortarás tu esperanza de vida.

 

Consejos de manejo de la ira

Pruebe estos consejos para controlar la ira y evitar padecimientos innecesarios:

Piensa antes de hablar. Deja que tu mente aclare las ideas antes de expresar lo que sientes o piensas. Si sientes que no puedes controlarte, aléjate y tómate un tiempo para respirar.
Haz ejercicio para evitar la frustración
Replantea tu ira para encontrar soluciones en lugar de concentrarse en el problema
Aprende a perdonar
-¡Ríe! Incluso en el punto más álgido de una discusión, si te fuerzas a tomarte un momento y comienzas a reír, tu estado de ánimo cambiará inmediatamente.

 

Te recomendamos en video