Científicos relacionan la salud de la placenta con la esquizofrenia

Estudio vincula salud de la placenta con aparición de enfermedades mentales.

Los cuidados durante el embarazo se tornan más vitales cada día, gracias a la ciencia y sus avances. Investigadores del Instituto Lieber para el Desarrollo del Cerebro (LIBD), de Baltimore, Estados Unidos, determinaron que la placenta sería la clave para descubrir si el feto está en riesgo de sufrir esquizofrenia y otros trastornos del neurodesarrollo, como el TDAH, el autismo y el síndrome de Tourettes.

El estudio, cuyos resultados fueron publicados por la revista Nature Medicine, permite a los expertos predecir con mayor precisión la aparición de una enfermedad mental y, por lo tanto, desarrollar nuevas estrategias para su prevención.

“Por primera vez, hemos encontrado una explicación para la conexión entre las complicaciones de la vida temprana, el riesgo genético y su impacto en la enfermedad mental y todo converge en la placenta”, afirmó Daniel R. Weinberger, director de la investigación y CEO de Instituto Lieber.

Hallaron “que muchos genes asociados con el riesgo de esquizofrenia parecen alterar el desarrollo cerebral temprano indirectamente, al influir en la salud de la placenta”. La novedosa investigación mostró que estos genes están 'activados' en la placenta durante embarazos complicados.

El artículo de Nature Medicine señala que estudios anteriores arrojaron que las variantes genéticas aumentan las probabilidades de desarrollar esquizofrenia en solo una fracción, mientras que las complicaciones de la vida temprana durante el embarazo y el trabajo de parto duplicarían el riesgo.

Otro 'misterio' develado por el LIBD es que “los genes de esquizofrenia activados en la placenta, a partir de embarazos complicados, eran mucho más abundantes en placentas de descendencia masculina que femenina”.

Ello explicaría, según los investigadores, por qué  la incidencia de trastornos conductuales del desarrollo, como la esquizofrenia, el autismo, el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, la dislexia y el Síndrome de Tourettes, es de dos a cuatro veces mayor en los hombres que en las mujeres.

Para llegar a estas conclusiones, se estudiaron a más de 2.800 pacientes de Estados Unidos, Europa y Asia; de ellos 2.038 tenían esquizofrenia. Todos fueron sometidos a pruebas genéticas y además obtuvieron información sobre su historia obstétrica a través de una encuesta.