Expertos alertan sobre los riesgos de usar celulares y computadores antes de dormir

No abuses. Los dispositivos electrónicos afectan tu sueño

Al dormir menos envejeces más rápido, las uñas y el cabello te crecen menos. Además eres vulnerable a cambios de ánimo. Los dispositivos electrónicos los usamos en todo momento: en el trabajo, la casa, en los espacios abiertos, en los restaurantes y algunos más osados los utilizan en la ducha. Pero su abuso puede traer efectos a la hora de dormir.

“Si te cuentas entre los usuarios y adictos de tecnología, es posible que no te des cuenta hasta qué punto esto puede hacer que sea más difícil conciliar el sueño. Pero puede. La verdad es que usar dispositivos electrónicos antes de acostarse puede ser fisiológica y psicológicamente estimulante de maneras que pueden afectar adversamente su sueño”, señaló un estudio de la Fundación Nacional del Sueño (National Sleep Foundation, NSF en inglés).

La fundación destacó que “usar televisores, tabletas, teléfonos inteligentes, computadoras portátiles u otros dispositivos electrónicos antes de acostarse retrasa el reloj interno de tu cuerpo (también conocido como su ritmo circadiano), suprime la liberación de la hormona melatonina que induce el sueño y dificulta la caída dormido”.

“Esto se debe en gran parte a la luz azul artificial de onda corta emitida por estos dispositivos. Cuantos más dispositivos electrónicos usa una persona por la noche, más difícil es quedarse dormido. Además de aumentar su estado de alerta en un momento en que debería estar somnoliento, lo que a su vez retrasa su hora de acostarse. El uso de estos dispositivos antes de dormir retrasa el inicio del sueño REM, reduce la cantidad total de sueño REM y compromete el estado de alerta a la mañana siguiente. Con el tiempo, estos efectos pueden sumarse a una deficiencia crónica significativa en el sueño”, alertó la Fundación Nacional del Sueño.

Como recomendación, la NSF instó a los jefes de hogar a “iniciar un toque de queda digital para toda la familia, un momento en el que tú y sus hijos apaguen todos los dispositivos electrónicos para pasar la noche. Intenta establecer el toque de queda a las dos horas antes de acostarte, una hora antes o incluso 30 minutos antes de irse a la cama; cuanto más temprano en la noche, mejor, pero lo que sea que parezca realista”.

Te recomendamos en video: