¿Niños y padres en la misma cama? Psicóloga enumera 4 consecuencias

Muchas son las opiniones de psicólogos sobre el tema, especialmente si la situación es rutinaria en el entorno familiar.

Dormir con sus hijos en la misma cama puede resultar una experiencia gratificante para los padres.

 

En su blog, la psicóloga y terapeuta de parejas Atenea Anca precisa que “nadie contradice que pueda ser una experiencia enriquecedora compartir la cama con los hijos. Pero, lamentablemente, es sumamente peligroso el hecho de que esto ocurra diariamente”.

La especialista, que en las redes se encuentra con el usuario @clinicapareja, detalla algunos de los peligros de tener a los niños en la cama durante la noche:

Haces a tus hijos seres dependientes y miedosos.

Te alejas de tu pareja en términos de intimidad erótica y emocional, por lo que empiezan a ser unos desconocidos en este campo. Esta distancia muchas veces termina en separación.

En caso de que no te alejes de lo erótico, podrías estar erotizando a tus hijos, quienes aún dormidos, pudieran percibir el encuentro íntimo. Y erotizar a tus hijos cuando no les corresponde estarlo, puede traer consecuencias difíciles de afrontar en un futuro no muy lejano. Ellos no están preparados para entender lo que es el sexo.

Les generas un concepto de pareja errado, pues ellos piensan que lo normal en una pareja es no dormir solos, sino que lo normal es tener a los hijos de por medio.

Si esta práctica está sucediendo en casa y deseas ponerle un punto y fin de manera divertida y lejos de traumas, la psicóloga recomienda:

Decreten un día cercano en el calendario como “el día de los niños grandes”. Cuéntenles sobre ese día con emoción. En ese momento se celebrará el día en que los niños pasan de ser niños pequeños a ser niños grandes.

Preparen una celebración con amigos y primos. Entreguen invitaciones para ese día.

Preparen la habitación en donde ellos escojan los colores de la habitación y la arreglen a su manera.

El día de la fiesta, celebrarán dentro de la habitación y se tomarán fotos para el recuerdo.

Esa noche, lo que pasará es que ellos dormirán en su renovada habitación de niños grandes.

Hablen siempre con mucho entusiasmo, como si se tratase de un gran paso lleno de orgullo y gratificaciones.

Nunca retrocedan… los niños grandes no duermen con papá y mamá. Si lo permiten una vez, ellos lo entenderán como que podrán lograrlo siempre que ellos quieran.

Si requieren de algún apoyo adicional, no duden en pedir asesoría con algún psicólogo.

Te recomendamos en video: