Estudio demuestra que olor a tabaco podría afectar los pulmones de otros

Esto es una afectación más para los fumadores pasivos

En muchos países y lugares, cada vez se limita más el fumar en público. Muchos sitios no lo permiten mientras que otros tienen áreas designadas exclusivamente a fumadores, estos salen impregnados de olor a tabaco y, en estudios recientes, se demostró que este olor afecta los pulmones de los no fumadores.

En el 2014, investigadores de la Universidad Drexel, en Pennsylvania, estaban estudiando el aire de una habitación y descubrieron que este contenía sustancias como la nicotina o la piridina, asociadas al humo del tabaco. En la habitación tenían tiempo que no fumaban pero aun así había químicos de la nicotina en el aire ¿cómo era posible?

Peter DeCarlo, jefe de la investigación, junto con el departamento de química, estudiaron qué ocurría cuando el humo del tabaco se solidifica y se adhiere a superficies como la ropa o el cabello de un fumador, esto es lo que comúnmente se conoce como “olor a tabaco”

Bombearon humo de tabaco en el interior de una cámara y lo mantuvieron un rato suspendido, luego bombearon aire limpio para eliminar el humo, volviendo a pasar aire limpio al cabo de un día. Descubrieron que el 13% del aire que pasó el segundo día por la cámara contenía contaminantes asociados al tabaco.

Resulta que los residuos solidificados del tabaco no se quedan ahí para siempre. Algunos encuentran el camino para volver al aire y de ahí a los pulmones de las personas que estén en esa estancia.

Esto se intensifica en época de verano, debido al cambio de aire caliente que hay en los espacios abiertos, con el frío del interior de los edificios.

A pesar de que el estudio de DeCarlo no se enfoca en el efecto negativo de las partículas de nicotina en los pulmones, hay investigaciones que comprueban la vinculación del humo del cigarrillo con enfermedades como el asma o el cáncer.

Te recomendamos en video