Personas con ojos marrones son más propensas a depresión invernal, según investigadores

Investigadores de la Universidad de Gales del Sur (USW) descubrieron que las personas que tienen los ojos marrones son más propensas a padecer el llamado trastorno afectivo estacional (SAD) o “depresión invernal”.

Tienes los ojos marrones y en la época de invierno te sientes triste y melancólica. Te sucede eso y no sabes cuál es la razón aparente. La ciencia puede darte una respuesta al porqué de tu estado de ánimo. Investigadores de la Universidad de Gales del Sur (USW) descubrieron que las personas que tienen los ojos marrones son más propensas a padecer el llamado trastorno afectivo estacional (SAD) o “depresión invernal”.

Los científicos llegaron a esta conclusión luego de encuestar a 175 estudiantes de la USW y de la Universidad Girne American, en Chipre del Norte, y no hallar una correlación directa entre las diferencias anímicas y los distintos orígenes geográficos, aunque sí por la variación del color de los ojos. Los resultados de este nuevo estudio fueron presentados en la conferencia anual de la Sociedad Británica de Psicología (BPS) en la ciudad inglesa de Nottingham.

Los estudios también concluyeron que la “depresión invernal” reside en la melatonina (una hormona segregada por la glándula pineal de nuestro sistema endocrino y se encarga entre otras cosas de regular nuestro reloj biológico), cuyos niveles se reducen con la entrada de luz en el cerebro. Se conoció que las personas con ojos marrones son más propensos a tener menos cantidad de esa hormona en tiempos de invierno.

El profesor Lance Workman, uno de los investigadores que estuvo acompañado por Nathalie Akcay y Michaell Reeves, explicó que “como a través de los ojos azules entra más luz en el cerebro, puede que esto lleve a una mayor reducción de melatonina durante el día. Las personas con los ojos más claros son menos propensas a padecer el trastorno afectivo estacional”.

En un segundo estudio, Workman y la doctora Sandie Taylor informaron de los resultados de una encuesta online de 2031 adultos que realizaron en colaboración con YouGov. Los resultados sugieren que el 8% de la muestra parecía tener SAD (equivalente a cinco millones de personas en Gran Bretaña) y otro 21% tenía una forma menos grave de la enfermedad. Combinando estos dos grupos, casi un tercio de la población parece experimentar un cambio notable en el estado de ánimo con las estaciones.

Agregó que los síntomas del SAD no solo suponen sentirse deprimido y menos activo, también están acompañados por antojos de hidratos de carbono, y generar un aumento de peso en invierno.

Los científicos también han descubierto que la incidencia en las mujeres de la depresión estacional es un 40% mayor que en los hombres.

Te recomendamos en video: