La ciencia da 5 razones que llevan a los hombres a preferir las curvas

Es cierto. Los hombres las prefieren con curvas.

El mito de que las mujeres más delgadas son las preferidas del sexo masculino parece derrumbarse y más aún el estándar mundial de belleza de la silueta 90-60-90.

Un estudio realizado por graduados de la Georgia Gwinnett College de Estados Unidos comprobó que los hombres tienen una debilidad hacia las curvas, pues el punto de excitación es mucho más rápido a nivel cerebral al ver una mujer de talla grande en comparación a una mujer delgada. La actividad cerebral es tan fuerte que es equivalente al “placer” que siente el cerebro al tomar una droga cuando ven un cuerpo más curvilíneo.

Según la ciencia, Kelly Brook tiene el cuerpo perfecto por sus pronunciadas “curvas”. ¿Quién es? Es una actriz y modelo inglesa, que según estudios científicos, tiene uno de las figuras más bellas del planeta.

Con 1,68 de altura y medidas de 99-63-99, Brook fue elegida por un estudio realizado en la Universidad de Texas, Estados Unidos, como “la mujer con el cuerpo perfecto”, dejando atrás todos los paradigmas de belleza establecidos: 90-60-90.

Aquí te ofrecemos cinco razones científicas del por qué los hombres las prefieren con curvas:

Producen el mismo efecto placentero que el alcohol

Un estudio realizado por el profesor Steven Platek, investigador del Georgia Gwinnett College en el área de neuroeciencias, reveló que ver un cuerpo femenino con la forma de “un reloj de arena” activa en el cerebro de los hombres las mismas zonas relacionadas con la sensación de recompensa y placer que están asociadas con el consumo de alcohol o drogas. El efecto se produjo en todos los hombres que participaron en el experimento.

Disminuyen el estrés

Llegar a casa después de un día de conflictos y tensiones y ser recibido por una mujer con curvas es el tratamiento psicológico más efectivo para un hombre estresado. La razón: el cuerpo de su compañera está asociado en su mente con la capacidad para enfrentar situaciones amenazantes con fortaleza, control e independencia, lo que termina por general una sensación de seguridad. Eso, al menos, es lo que encontró una investigación realizada por Viren Swami y Martin J. Tovée, catedráticos de Newcastle University y University of Wetminster, respectivamente.

Las mujeres con curvas tienen hijos más inteligentes

Las mujeres podrán odiar su dificultad para eliminar la grasa de caderas y traseros, pero para el profesor Will Lassek, investigador de la University of Pittsburgh, ese fenómeno fue un factor fundamental para el desarrollo de la inteligencia humana durante la evolución. El desarrollo sano del cerebro de los bebés está relacionado de manera directa con la reserva de grasa disponible en las caderas y el trasero de sus madres, en especial durante la lactancia.

Con curvas se tienen menos problemas con los partos

Una mujer con una curva de 45,5 grados entre la espalda y el trasero está mejor equipada fisiológicamente para tener un embarazo y un parto sin complicaciones, y para tener varios embarazos a lo largo de la vida. Eso concluyó un estudio realizado en el departamento de psicología de la University of Texas at Austin.

Están mejor preparadas para cuidar de sus hijos

Los investigadores Christopher Burris and Armand Munteanu concluyeron que un indicador claro del interés de un hombre por tener hijos es su atracción por mujeres con bustos prominentes. En un estudio realizado entre 67 universitarios heterosexuales, a quienes pidieron elegir el cuerpo perfecto para su pareja sexual, la relación fue clara: quienes no estaban interesados en ser padres, prefirieron mayoritariamente a una mujer con un busto pequeño. Los universitarios del siglo XXI reproducían, así, los arquetipos de la prehistoria: una mujer con busto sigue estando asociada con la capacidad para alimentar a sus crías y cuidar de ellas.

Así que ya deja a un lado la obsesión por llegar a una talla 0, a ser como las súper modelos de pasarela, pues a los hombres lo que les llama la atención es una mujer con curvas.