¿Cómo lograr un cuerpo de playa y no perderlo?

Decenas de dietas pueden ser aliadas, pero no se trata sólo de eso. El cuerpo de playa requiere dedicación y trabajo

Muchas personas ansían lograr sus medidas perfectas, o al menos, deshacerse de los kilos de más o de los incómodos rollitos que a muchos avergüenzan, pero lograr ese cuerpo de playa es un esfuerzo que requiere de algo más que una dieta.

De cara al verano en el hemisferio norte, son miles las personas que comienzan a trabajar para encontrar las medidas perfectas en menos de tres meses, pues la playa y la piscina serán el lugar ideal para lucir un digno “cuerpo de playa”.

Cuerpo de Playa, Salud, Dieta, Mantén en correcto régimen de vida - Cortesía

 

 

Los gimnasios parecen redoblar sus matrículas con personas dispuestas a tonificar sus cuerpos, pero eso no es suficiente porque no se trata sólo de perder los kilos de más, sino de mantener esas medidas ideal, y para lograr hace falta algo más que ir al gimnasio.

Basta de atajos y supuestas dietas milagrosas, es momento de adquirir un estilo de vida sano  y permanente que te ayude a cultivar un buen estado físico y tu salud.

La nutrición

Es fundamental sacar de la mente la palabra “dieta” y comenzar a hablar de “nutrición” para facilitar todo el proceso que viene. Muchos de los regímenes implementados fracasan, pues se aplican a coro plazo y semanas después tienen un efecto rebote.

El entrenador personal James Shapiro recomienda en una entrevista a Popsugar agregar “más color” a tu régimen alimenticio; es decir, implementar la ingesta de verduras y frutas durante el día.

"Reemplazar los jugos de frutas que están mezclados con azúcar con seltzers aromatizados o té sin azúcar es otro paso adelante. Si se trata de golosos, encuentre su batido de proteína de sabor favorito y disfrute de un batido de proteínas después del entrenamiento", agrega el especialista.

Rebecca Lee, enfermera y fundadora de Remedies For Me recomienda una lista de alimentos que no deben faltar en esta nueva etapa de tu vida, pues benefician tu salud y metabolismo:

  • Vinagre de sidra de manzana
  • Aceite de coco
  • Aceite de aguacate
  • Probióticos, que se encuentran en alimentos que incluyen yogur, tempeh, chucrut, miso, kimchi y queso crudo
  • Agua
  • Alimentos ricos en fibra como avena, cebada, pectina (manzanas, ciruelas y naranjas), tubérculos y legumbres
  • Té verde
  • Proteínas
  • Huevos

Es necesario crear hábitos alimenticios sostenibles en el tiempo y que ayuden a regular la forma en que tu organismo interpreta y actúa.

El entrenamiento físico

El trabajo físico también es fundamental, pero no lo único importante. Optimiza tus rutinas de entrenamiento deportivo de la mano de un experto. No todos los cuerpos son igual ni funcionan de la misma manera, por eso es preciso que un experto diseñe una rutina de ejercicios especial.

"Con el entrenamiento por intervalos, mantienes una frecuencia cardíaca más alta y atraviesas los grupos musculares en secuencias diseñadas para probar tu acondicionamiento. No use más del 70 por ciento de su máximo de un representante ya que no quiere sacrificar su forma y arriesgarse a sufrir una lesión", explicó Shapiro.

Las actividades cardiovasculares como caminar, trotar, andar en bicicleta o la elíptica son ideales quemadores de grasa, pero también es fundamental acompañarlo con ejercicios de fuerza.

"Lo que la mayoría de las personas no se dan cuenta es que la baja carga, el entrenamiento de alto peso de repetición también quema grasa. Los estudios han demostrado que esto puede quemar más grasa que la actividad cardiovascular típica. La clave es el nivel de intensidad. El descanso mínimo puede elevar el metabolismo y mantenerlo elevado incluso después de que haya terminado de hacer ejercicio. Esta es la avenida que su cuerpo usa para quemar grasa ", explicó Jim Irvin, director del programa de fisioterapeuta en Carrington College.

Estilo de vida

Aunque no lo creas, hacer ejercicios y comer sanamente no es suficiente. Es fundamental mantener un estilo de vida óptimo que vaya más allá de lo físico. Por ejemplo, evitar el estrés.

"El estrés es un agitador primario del cortisol, una respuesta hormonal natural que le gusta crear energía almacenada, también conocida como grasa", indicó Shapiro.

Dormir no sólo el tiempo suficiente, sino de la manera correcta te ayudará a estabilizar tu mente y cuerpo y por ende, garantizará el éxito tanto de las jornadas de ejercicio cómo de las rutinas alimenticias que implementes.

Te recomendamos en video