Sobrevivió al cáncer, su esposo la dejó pero Adamari López resurgió como el ave Fénix

Es una guerrera y ejemplo de vida.

Adamari López es una de las famosas más valientes del mundo del espectáculo y no sólo por haber superado el cáncer, como muchas mujeres lo han hecho. Además, ha tenido que lidiar con los estereotipos, con la presión de no ser 'tan guapa, tan alta o tan delgada' como lo demanda la televisión.

Adamari mantenía una relación con Luis Fonsi cuando el cáncer llegó a su vida de manera inesperada. “Tenía 33 años, era una mujer joven, no tenía hijos, no había un historial de cáncer en mi familia, así que fue muy impactante. Estaba recién comprometida, tenía excelentes oportunidades de trabajo en México, sin duda me tomó por sorpresa", reveló en entrevista para Nueva Mujer.

Luego de una separación complicada en la que unos afirmaron, Fonsi la había abandonado en su peor momento, la actriz siguió su vida. Peleas por los óvulos que fecundaron antes de que ella iniciara el tratamiento contra el cáncer, disgustos por la infidelidad del cantante y un sinfín de situaciones más la posicionaron en el ojo del huracán.

Adamari López le sonríe al amor

Cuando las peleas con su ex pareja se terminaron, la calma parecía haber llegado. Después de meses intensos, Adamari conoció a Toni Costa, con quien encontró el amor de nuevo y con quien se convertiría en madre años más tarde.

La actriz conoció a su pareja, Toni Costa, cuando ambos participaban en ¡Mira quién baila! en el 2011, pero fue hasta el 2014 que se comprometieron.  Toni ha declarado en más de una ocasión el amor y admiración que siente por la actriz y en una entrevista para Inter News Service, aseguró que es la alegría de su vida. 

A sus 43 años, cuando parecía imposible que se convirtiera en madre, Adamari vivió un milagro, estaba embarazada de Alaïa, la nombraron así porque su nombre significa 'guerrera de Dios', así como su mamá.

"Papá Dios la mandó en el momento que él creyó correcto. Realmente pasó cuando él quiso. Creo en los milagros. Aquí, en mi vientre, tengo uno, porque la ciencia decía que no; la ciencia y mi doctor que es un hombre de mucha fe, me dijo en el momento que hacíamos tratamientos, que él estaba haciendo todo lo que la ciencia lo dejaba hacer, pero que al fin y al cabo todo lo demás estaba en manos de Dios", declaró a CCN.

Te recomendamos en video: