El secreto que nadie te dijo para dejar de fumar

Dejar el hábito del cigarrillo será más fácil a partir de ahora. ¡Hazlo!

Dejar de fumar es un reto enorme que pocos están dispuestos a afrontar, aunque son muchos quienes lo desean, pero existe una nueva solución que podría ayudarte en esta dura tarea. Practicar ejercicios será un gran aliado durante esta nueva etapa como no fumadora.

Es un secreto que parecía muy bien guardado, pero en realidad sólo estaba en proceso de estudio. La práctica de ejercicios, sobre todo los cardiovasculares en una primera etapa, te ayudarán con los síntomas de la abstinencia a la nicotina.

Expertos de la Universidad de Exeter en el Reino Unido se dedicaron a estudiar cómo reaccionaba el cerebro de los hombres y las mujeres ante los estímulos del cigarrillo, y los sedentarios eran víctimas inmediatas de las imágenes que contenían un cigarrillo, mientras que, quienes practicaban deportes ponían resistencia o simplemente no sentían ganas de fumar.

Aunque la Organización Mundial de la Salud no establece los beneficios del deporte en los fumadores, sí hace varias advertencias sobre la adicción a la nicotina. Además se ha conocido que los deportistas fumadores tienen una recuperación más lenta en caso de accidentes y que este mal hábito se traduce en una pérdida de masa muscular acelerada.

Es así como queda en evidencia nuevamente que hacer ejercicios mejora la salud tanto física como mental. Los investigadores señalan además que el esfuerzo físico dispara las endorfinas y así reduce la ansiedad de fumar.

Otro reciente estudio elaborado por la Universidad de St. George en Londres explica que practicar ejercicios puede contribuir a dejar el hábito del cigarrillo definitivamente.

Alexis Bailey, responsable del estudio y profesor de Neurofarmacología en St. George, afirmó a El País que “practicar ejercicio disminuye los síntomas de abstinencia. Existe un nuevo mecanismo que subraya el efecto beneficioso del deporte y que implica la regulación positiva del receptor a7 al ponernos en movimiento. Aunque se necesitan más ensayos para verificarlo, creemos que al aumentar este receptor se pueden reducir los déficits cognitivos asociados a la abstinencia de la nicotina”.