Ser 100% heterosexual es realmente imposible. ¡Descubre la razón!

¡Que no cunda el pánico y que nadie se sienta ofendido! Un nuevo estudio asegura que no existen hombres ni mujeres 100% heterosexuales, pero que esto es absolutamente natural, si obviamos los densos paradigmas culturales.

Es más común ver cómo una mujer puede ser más ligera y dócil a la hora de experimentar sexualmente entre mujeres, sin que esto interfiera en su gusto y placer prioritario por los hombres, pero cuando se trata de hombres, parece un punto de honor que ellos quieran manifestar y sentirse completamente machos y su placer venga sólo de una fémina. Pero la ciencia revela que algo ocultan y en el fondo también sienten un poco de curiosidad y placer.

Todo es cuestión de experimentar, sentir y vivir al máximo las emociones que la vida misma nos ofrece. Un experto de la Universidad de Cornell descubrió que todas las personas se excitan por ambos sexos.

¿Quiere decir que todos somos bisexuales? Sí, aunque los asuntos culturales se limiten a orientar a las personas por el sexo opuesto, lo cierto es que sentir placer por su mismo género no es “anormal”, como algunos podrían pensar.

Ritch C Savin-Williams, quien es el responsable del estudio, explica que aún existe mucha resistencia a asumir placeres bisexuales, sobre todo cuando se trata de hombres.  "Solíamos pensar que la bisexualidad era solo en las mujeres”, dijo el psicólogo.

Savin-Williams, que trabaja como psicólogo experto en estudios de género e identidad sexual, propone estudiar la sexualidad como un espectro y no como un elemento de categorías. En su nuevo libro expone que las  generaciones modernas son un poco más abiertas y tienen sus “límites más flexibles”.

Señala que durante sus estudios logró entrevistar a cuarenta hombres que se describen como heterosexuales, pero que confiesan haberse relacionado sexualmente con otros hombres.

En el estudio, las personas estudiadas fueron sometidas a un proceso de contemplación de pornografía de distintos géneros, teniendo especial énfasis en la reacción de sus pupilas. Es bien sabido que la dilatación de las pupilas es un indicador de excitación.

Los ojos de las mujeres se dilataron observando pornografía de hombres con mujeres, pero también cuando se trataba de mujeres con mujeres en el hecho sexual. Por su parte los hombres dilataron su mirada al ver cómo mujeres se masturbaban, pero también cuando la masturbación era de otros hombres.

"A los hombres se les ha inculcado a ser varoniles que incluso si un hombre tiene algo de atracción sexual hacia los hombres, nunca lo dirían”, explica el psicólogo, quien considera que los hombres pueden sentir un poco de miedo al confesar que sienten placer hacia su mismo género.