8 cosas que pasan cuando tu hermana es tu mejor amiga

Nadie se compara a una hermana

Cuando creces con una hermana, pueden surgir muchas emociones encontradas entre ustedes. Para empezar, es una persona que no elegiste en tu vida, sin embargo llegó y has tenido que compartir techo, comida, ropa y papás (obvio).

Un día despiertas y sientes que la amas pero para la noche ya no la soportas. A veces tienes ganas de golpearla porque tomó tu vestido favorito sin permiso pero se te olvida cuando pasan una tarde e películas, en pijama. A medida que creces, poco a poco empiezas a entender lo increíblemente significativa que es para ti tu hermana y antes de que te des cuenta, se convierte en tu otra mitad.

Aquí hay diez cosas que suceden cuando tu hermana es tu mejor amiga.

Ya no te importa a quién pertenece qué prendas de vestir

De niñas las vestían igual y llegó un punto en el que lo odiaban. Cuando crecieron, cada una tenía su propio estilo, pero de ley siempre había una prenda que le gustaba a la otra y pedirla prestada era una misión imposible. Ahora, son capaces de hacer intercambio de armarios sin tener que amenazarse con devolver las cosas (sabes que tarde o temprano te la volverás a poner).

 

La gente dice que son idénticas

Son tan unidas que mucha gente incluso las ha confundido y no falta el que diga "pensé que eran gemelas". Lo cierto es que ambas tienen personalidades diferentes y aún cuando confunden a la gente por su físico, les gusta sentir lo bien que se complementan.

Las palabras no son necesarias entre ustedes

Pueden mirarse la una a la otra y saber exactamente lo que están pensando. Esto es algo muy común entre hermanas pues se conocen tan bien que saben el significado de cada gesto. Incluso muchas veces crean su propio lenguaje para evitar que terceros se metan entre ustedes.

 

Sus amigos son tus amigos

Del mismo modo, sus enemigos son tus enemigos. Si alguien se mete con tu hermana, literalmente los cortarás. En muchas ocasiones saldrán juntas y en otras cada quien se irá por su cuenta pero al final, ambas saben que pueden llevar a la otra a sus planes.

En ocasiones, todavía tienen sus peleas

La diferencia ahora es que las disculpas ya no son necesarias. Se aman lo suficiente como para que de alguna manera puedan salir de la discusión sin irse a los extremos del enojo.

La diversión siempre estarán ahí

Comparten más recuerdos que nadie y nunca se cansarán de hablar de ellos. Entre ustedes tienen chistes locales que nadie entenderá ni igualará. Si alguno de tus amigos no quiere salir, sabes que puedes hacer plan con tu hermana, así sea quedarse en casa a quedarse tumbadas en la cama.

Honestidad brutal ante todo

No importa qué, siempre se dirán sus verdades. Pocas veces se tiene una persona tan honesta a tu lado como tu hermana y seguro que si ve que algo no le gusta de tu vestimenta o de algún novio, te lo dirá sin rodeos.

No existen secretos.

Ella es la persona a quien puedes decirle todo sin pensar en que va a juzgarte. Al contrario, confías en que te dará el mejor consejo o de perdida, se unirá a tu locura. Sin importar cuán extraño o personal sea lo que pase, saben todo sobre la otra y eso ha creado una conexión única.

 

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO