Esta mujer perdió 178 libras pero tenía una batalla más dura que el peso

Kathleen no sólo tenía problemas de peso

La lucha de pérdida de peso de Kathleen Golding comenzó cuando ella era muy joven.

"Recuerdo estar en cuarto grado y tener que obtener una nota de mi pediatra que me otorgaba permiso para comenzar un programa de control de peso", cuenta Golding en una entrevista con la revista People.

Pero el peso no lo era todo, pues a los 21 años, se encontró cara a cara con la depresión y la ansiedad por lo que encontró "alivio" en la comida como un "mecanismo de defensa". Para su 22 cumpleaños había ganado 100 libras.

"Estaba atrapada en un ciclo constante de atracones diarios", explica. "Estaba comiendo comida rápida para cada comida y cantidades más enormes cada vez".

Para agosto de 2015, Kathleen estaba lista para comenzar un proceso quirúrgico de derivación gástrica. "Esa misma mañana decidí hacerlo. Rechacé una salida con amigos para ir a un parque de diversiones porque sabía que no cabía en los asientos de los juegos mecánicos y el lunes siguiente tuve una cita con el médico para hablar sobre medicamentos para la diabetes". Golding también había sido ridiculizado por desconocidos ese mismo día. "Señalaron mis piernas y supe por qué: había dejado de afeitarme las piernas porque era difícil alcanzar mis pantorrillas, y eso fue gracioso para ellos".

Después de la cirugía, Golding perdió 20 libras. "Sentí esta increíble sensación de confianza de la que me había olvidado por completo. Me sentí increíble, tanto por mi apariencia y por la forma en que mi cuerpo podía moverse ".

Desde que perdió un total de 178 libras, ha mantenido un peso sano y de confesó que se siente muy orgullosa de su decisión de buscar ayuda médica. "Por alguna razón, la cirugía de pérdida de peso es vista como 'hacer trampa' o ser débil, pero yo encontré la fuerza para poder decir 'no puedo hacer esto por mi cuenta'. Quiero estar saludable, pero necesito ayuda "".

"Durante mucho tiempo, me sentí completamente inútil. Me sentía atrapada en mi cuerpo, y no importaba lo que hiciera para intentar perder peso; siempre fallé. Fui a esta cirugía con la mentalidad de que funcionaría para mí, y tomé como una forma de si finalmente retomar el control de mi vida ".

Ahora, Golding, que se acaba de casar y no busca refugio en la comida rápida afirma que ha adoptado una vida más sana entre la comida ligera y el gimnasio.

Otra fuente de fortaleza proviene de las redes sociales pues Golding las utiliza para inspirar a otras chicas y recordarse todos los días lo importante que ha sido el proceso de amar su cuerpo.

"Entre Instagram, Facebook y YouTube, probablemente recibo de 25 a 50 mensajes por día de extraños al azar que luchan con su peso y buscan consejos dietéticos y de aptitud, o de personas que han estado cerca de la cirugía bariátrica", dice Golding. . "Los inspiré a dar los siguientes pasos y seguir adelante con la cirugía".

En cuanto a cómo se siente en estos días, Golding dice que finalmente está en paz con su cuerpo. "Tengo un poco de piel suelta y definitivamente tiene sus imperfecciones, pero trabajé duro para este cuerpo", dice. "Pasé mucho tiempo odiándolo, pero me di cuenta de que este es el único cuerpo que tengo y que me voy a ocupar de eso".

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO

LEER MÁS