Casarse es perjudicial para la salud, afirma un estudio

Las razones son bastante convincentes

Es momento de decirle adiós a uno de los mitos más consolidados de la sociología sobre el matrimonio como camino a la felicidad pues un nuevo estudio afirma todo lo contrario.

Así es, según la ciencia moderna, si queremos una existencia plena y saludable, debemos evitar el matrimonio a toda costa..

Históricamente se ha impuesto el matrimonio como una forma de "sentar cabeza", de verse bien frente a la sociedad y una demostración de plenitud en la vida. Varios estudios incluso han dicho que se podía tener beneficios para la salud porque permite la estabilidad económica, además de que el hecho de tener un compañero ayuda a tener la mente en orden. Los tiempos cambian y con ello las ideas y los estudios que las avalan.

Dmitry Tumin, sociólogo de la Universidad de Ohio, asegura que las parejas casadas de hoy en día pueden ver el matrimonio más como una fuente de conflicto que como un recurso que protege su salud.  ¿Por qué? Actualmente existe una mayor dificultad en conciliar la vida familiar con la laboral ya que cada vez hay mayores demandas en ambos ámbitos. A su vez, las personas casadas ven reducido el contacto con sus amigos y familiares, lo cual evidentemente se acentúa cuando se tienen hijos. Y sí, esto genera más estrés y ansiedad.

Otro punto importante es que la independencia económica que las mujeres hemos alcanzado con los años nos permite auto abastecernos de forma eficiente sin que necesitemos que un hombre nos traiga el pan a casa. Sentirse sometidas frente al matrimonio no es una opción en absoluto. Por otro lado, aquello de que el amor engorda empieza a ser una situación preocupante más allá de cómica pues existe evidencia científica de que, en efecto, la ansiedad y la convivencia en el matrimonio, lleva al sobrepeso y problemas cardiovasculares asociados con este.

Por otro lado, psicólogos de la Universidad de Wisconsin  monitorizaron el estado emocional de un grupo de 100 voluntarios casados y solteros, llegaron a la conclusión de que existe cierta incompatibilidad entre ser feliz y vivir en monogamia. De acuerdo con Richard J. Davidson, psiquiatra y autor principal del estudio, las parejas casadas demostraron que, cuanto más tiempo lleve uno casado más tarda en recuperarse de las experiencias negativas y más tendentes son a la depresión

Así que tal vez, lo que lleva a que las nuevas generaciones cada vez tengan menos inclinación por el matrimonio no sea el auge del individualismo, sino de un instinto de supervivencia.

 

LEER MÁS

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO