El milagro del 2018: Un parche para dejar de engordar

Con esto te olvidarás de engordar

Todas sufrimos con los cambios de peso pero la mayoría mantiene una batalla constante para evitar engordar. Y mientras que algunas recurren a rutinas intensas de ejercicio, otras sacrifican sus antojos, sometiéndose  a dietas extremas y otras, no dudan en métodos quirúrgicos para eliminar la grasa de más.

Si lo tuyo no es ninguna de las opciones anteriores, esto te encantará.

Al parecer, la ciencia se nos ha adelantado una vez más y han creado un "producto milagro" capaz de hacernos bajar de peso sin esfuerzo (o al menos poniendo el mínimo esfuerzo).  Pero más allá de la cuestión estética, está pensado como un método contra el incremento en la tasa de personas con sobrepeso, así como también una forma de evitar las enfermedades derivadas de este que afecta principalmente, al mundo occidental contemporáneo.

Científicos de la Universidad Nanyang de China han ideado una nueva estrategia para acabar con la grasa abdominal. Se trata de un parche cubierto de microagujas que inyectan pequeñas dosis de un combinado de medicamentos capaz de convertir la grasa blanca del organismo (los lípidos que se acumulan en partes como el abdomen y que tienen la función de atesorar reservas energéticas) por grasa parda (otra modalidad de grasa corporal, muy presente en los niños de corta edad, que no se acumula sino que sirve para quemar energía y que, por lo tanto, no produce adiposidad).

Durante los experimentos, los expertos lograron reducir el peso de ratones de laboratorio en un 30 por ciento durante cuatro semanas, a pesar de que estaban siendo alimentados con dietas ricas en grasa. Además, no perdieron peso de forma anormal, sino que la grasa se distribuyó en lugar de estancarse lo que también ayudó a mejorar considerablemente los niveles de colesterol en sangre.

Los parches recién diseñados cuentan con cientos de pequeños catéteres subcutáneos, cada uno de un diámetro menor que un cabello humano, cargados con microdosis de un fármaco que actúa como receptor adrenérgico beta 3. Con ello también se regula la función de las glándulas tiroides, lo cual garantiza que tu metabolismo funcione a la perfección al momento de procesar las grasas que consumes.

El proceso es complejo. El fármaco se distribuye por el tejido adiposo y empieza a convertir la grasa blanca en grasa parda. La grasa parda es muy abundante en las primeras fases del desarrollo del bebé. Su misión es quemar el resto de la grasa del cuerpo para generar grandes cantidades de energía para mantener el cuerpo del bebé caliente y alimentar su proceso de crecimiento. En los bebés, esta grasa desaparece pero el problema viene cuando crecemos pues esa grasa se va convirtiendo en grasa blanca sobrante, de la que se acumula en los lugares más insolentes del cuerpo (abdomen, piernas, glúteos) y que no se elimina fácilmente.

Los receptores Beta 3 son un medicamento que generalmente se utiliza para tratar afecciones de vejiga, pero ahora han demostrado una eficacia inesperada para tratar la obesidad.

De momento, no se ha podido fabricar estos parches en grandes cantidades pero la investigación ha dado un paso adelante para abrir una nueva estrategia de combate contra la obesidad.

 

LEER MÁS

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO