Perú sufre la extinción de sus glaciares por culpa del calentamiento global

Esta situación puede provocar varias emergencias que afectan a la población como desborde de lagunas y escasez de agua.

Perú es considerado uno de los países más vulnerables a los efectos del cambio climático. En 55 años, la nación sudamericana ha perdido el 61 por ciento de los 1.035 kilómetros cuadrados de glaciares que tenía en 16 cordilleras nevadas. Se han derretido por acción del calentamiento global y se espera que este fenómeno provoque diversas emergencias como desbordes de lagunas y escasez de agua.

Los glaciares peruanos se encuentran en proceso de extinción; desde 1962 han perdido un promedio anual de 11,5 kilómetros cuadrados, de acuerdo a un estudio llevado a cabo por el Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (Inaigem), y compartido por la agencia Efe.

Si hace cuatro años, la Autoridad Nacional del Agua (ANA) había advertido que el 40 por ciento de los glaciares de Perú había desaparecido, hoy el país ha perdido el 57 por ciento de la cobertura de sus glaciares, lo que pone en serio riesgo las principales reservas de agua que el país tiene para el futuro.

“Es un impacto muy significativo actual y futuro sobre la disponibilidad de recursos hídricos, las actividades económicas y la disposición de agua para la población”, señaló el director de Investigación y Gestión del Conocimiento de Inaigem, Ricardo Villanuevam, a El Comercio.

Uno de los casos más críticos es el de Pastoruri, a 5.200 metros de altitud en la Cordillera Blanca, donde antes se llevaban a cabo competencias internacionales de esquí, pero ahora se han tenido que restringir las visitas para que el deterioro del glaciar no sea aún mayor.