Trump autoriza la construcción de dos polémicos oleoductos que Obama había rechazado

Ambos proyectos habían sido rechazados por Barack Obama por su negativo impacto en el medioambiente.

Parece que todas las sospechas y temores que teníamos sobre Donald Trump en el ámbito medioambiental van a cumplirse. Ayer nos enteramos que el nuevo Gobierno de los Estados Unidos había eliminado el apartado sobre cambio climático del sitio oficial de la Casa Blanca y eso no ha sido lo único.

Hoy, el electo Presidente a través de la firma de una orden ejecutiva ha autorizado la construcción de dos polémicos oleoductos que habían sido vetados bajo la administración de Barack Obama por su negativo impacto en el medioambiente.

Se trata del oleoducto Keystone XL que busca transportar petróleo desde la región de Alberta, en Canadá, hasta Nebraska en Estados Unidos.

Trump también aprobó la construcción del oleoducto Dakota Access, que había sido rechazado ampliamente por organizaciones medioambientales así como la tribu sioux de Standing Rock. Este pueblo teme que el oleoducto pase cerca de su reserva en una zona donde hay cementerios y lugares de culto tradicionales.

“A partir de ahora vamos a comenzar a hacer oleoductos en Estados Unidos…Vamos a renegociar algunos de los términos (del acuerdo). Y si les gustan, veremos si podemos conseguir que se construya ese oleoducto. (Crearán) muchos empleos, 28.000 puestos de trabajo, grandes empleos en la construcción”, señaló el mandatario respecto al proyecto Keystone XL.

De esta forma, el polémico Presidente cumple con parte de lo que había prometido en su campaña presidencial; al mismo tiempo hace realidad algunos de los más grandes temores de la comunidad ecologista. Y eso que su período recién comienza.