El ejemplo de San Antonio: rescate animal y rehabilitación en el puerto

Visitamos el Centro de Rescate y Rehabilitación de Fauna Silvestre y conocimos la labor que realizan. Esta es su historia de esfuerzo y compromiso con la fauna de nuestro país.

Una vieja camioneta Nissan 4×4 aguarda en la entrada del Centro de Rescate y Rehabilitación de Fauna Silvestre de San Antonio. Su cubierta está corroída, culpa del agua salada que ha ingresado a su interior y ha causado estragos. “Le hemos dado duro”, dice Cristián Brito, casi con orgullo o bien mostrando un aire de satisfacción.

La han usado para ingresar a la playa y rescatar animales o bien para espantar a cazadores que se habían aventurado a ese lugar con malas intenciones. Aquellos eran sus días de gloria, cuando el centro de rescate recién empezaba a ser conocido en la Región de Valparaíso.

capturadepantalla20170120alas10.44.07a.m.660x550.jpg

Foto: Luis Araujo.

capturadepantalla20170120alas10.49.33a.m.660x550.jpg

José Luis Brito en el rescate de una cría de gaviota en San Antonio. Foto: Luis Araujo.

Hoy reciben animales de todo el país debido a la falta de este tipo de recintos en otras regiones. Y nunca se le dice que no a nadie. Hay chunchos que lograron sobrevivir a una caída de su nido, nucos que escaparon de algún incendio forestal, pelícanos que chocaron con barcos, una lechuza que recibió un disparo y varias tortugas que las familias desecharon luego de que el súbito y repentino amor por estos animales se esfumó.

capturadepantalla20170120alas10.38.04a.m.660x550.jpg

Foto: Luis Araujo.

capturadepantalla20170120alas10.37.23a.m.1660x550.jpg

Rescatar, rehabilitar y liberar. Esta es la consigna de quienes trabajan en este centro que pertenece a la Municipalidad de San Antonio, el puerto más importante de Chile, según dicen los habitantes de la ciudad con orgullo.

“He salvado tantas vidas que mi vida ya está salvada”, nos cuenta José Luis Brito, mientras conduce su camioneta para atender otra emergencia. Él ha estado comprometido con el centro desde sus inicios y hoy también complementa esa labor con la dirección del Museo de Historia Natural e Histórico de San Antonio (Musa). Su hermano, Cristián es quien administra el centro de rescate.

“Rescatamos y rehabilitamos fauna silvestre y después la liberamos en su medio natural. En Chile hay otros centros de rehabilitación, pero la diferencia es que nosotros vamos a los lugares a rescatarlos como sea: en micro, en colectivo o en nuestra camioneta vieja”, explica Cristián.

Los esfuerzos y el compromiso no cesan pese al movido último año que han tenido. Debieron dejar las dependencias que ocupaban y hoy funcionan momentáneamente en el viejo y abandonado Internado Municipal. Desde el verano pasado han trabajado para habilitar este lugar instalando las jaulas y estanques en lo que antes era la multicancha del establecimiento.

capturadepantalla20170120alas10.45.12a.m.660x550.jpg

 

p1010086h660x550.jpg

Foto: Luis Araujo.

p1010144660x550.jpg

José Luis Brito muestra dónde se construye el nuevo edificio del Musa. Foto: Luis Araujo.

Pero el cambio y la espera valen la pena, todo mientras construyen el Musa que contará con un espacio especialmente habilitado para el centro de rescate. La idea es que los visitantes puedan conocer algunas especies ya extintas que habitaron nuestro territorio y luego puedan ver las rescatadas en el centro, casi como un llamado de atención para generar conciencia sobre la importancia de la conservación y el respeto por la fauna silvestre.

Por estas fechas, el centro también recibe visitas a los que se les muestran las distintas especies que están en recuperación. Pero no es sólo un paseo; también, particularmente a los niños, se les enseña sobre fauna y educación ambiental. El objetivo es que aprendan sobre la necesidad de proteger a la fauna silvestre e ir reduciendo, de esta manera, el número de emergencias que ésta sufre por culpa del ser humano.

capturadepantalla20170120alas10.46.49a.m.660x550.jpg

Foto: Luis Araujo.

capturadepantalla20170120alas10.54.29a.m.660x550.jpg

Foto: Luis Araujo.

Por ahora, los teléfonos de José Luis y Cristián Brito no paran de sonar. Durante nuestra visita han debido atender cuatro llamados. Una cría de gaviota caída en un liceo de San Antonio, otra en una empresa que almacenaba containers, una lechuza que fueron a dejar desde Cartagena herida con hilo de volantín en una de sus patas y un delfín varado en la playa.

Apenas alcanzan a cubrir todas las emergencias y estas fechas reciben voluntarios y gente dispuesta a trabajar con ellos. Para eso se requiere mucho compromiso y ganas de aportar en la conservación de la biodiversidad no sólo de San Antonio. Tal como su lema lo indica. Rescatar, rehabilitar, liberar.

capturadepantalla20170120alas1001660x550.jpg

Foto: Luis Araujo.