Faunánimo, humor y caricaturas al rescate de nuestras especies nativas

Este proyecto busca dar a conocer la fauna nativa chilena en peligro de extinción a través de simpáticas ilustraciones.

“No seremos inseparables, pero pucha que te quiero”. Le dice un loro tricahue a otro sobre la rama de un árbol. Están abrazados y el dibujo de un corazón se interpone entre ambos. “El loro tricahue es una especie monógama”, dice Tomás Infante explicando el chiste; es ilustrador y está a cargo de Faunánimo junto a su esposa Marcela Pizarro, psicóloga.

Precisamente, esta ilustración forma parte de este proyecto que busca generar conciencia sobre la fauna nativa de Chile en peligro de extinción a través de ilustraciones y caricaturas protagonizadas por los propios animales.

pudu660x550.jpg
carpinterolunes660x550.jpg

“Partió con una fascinación mía por los animales, por la fauna en general, no sólo chilena. Desde chico me gustaron todos los animales. Y tenía una fascinación por las especies no tan tradicionales…Me pregunté qué había en Chile. Empecé a investigar qué es lo que tenemos aquí al lado. Tenemos especies llamativas, que pueden ser bacanes. Me di cuenta que habían hartas y casi todas tenían problemas de conservación y ahí surgió la idea de Faunánimo”, explica Tomás Infante.

Entre otras cosas, Faunánimo se nutre de la contingencia para crear sus caricaturas. Así, bajo el lápiz de este dibujante ha pasado la Selección Chilena, la PSU, las fiestas de fin de año, la llegada del verano, el 18 de septiembre y otras fechas importantes. Pero ha sido la ocurrencia de varios incendios forestales lo que le dado más notoriedad a este trabajo.

La Fauna Está Que Arde

lafaunaestacc81queardecabecera1660x550.jpg

“Hay alguien que hace fogatas y no es el huemul”. Esto dice una de las caricaturas de Faunánimo para alertar sobre los incendios forestales y la responsabilidad que tenemos las personas en su origen. La campaña se llamó “La Fauna Está Que Arde” y también aparece una loica y un quirquincho. La idea, que tuvo buena acogida en redes sociales, se le ocurrió después de un incendio en un cerro al lado de la casa de su hermano. “Hay que hacer algo con los incendios”, se convenció.

Ahora, la intención de la gente detrás de Faunánimo es sacar un libro que recopile algunas de las ilustraciones. Falta, eso sí, pues aún quedan muchas otras especies nativas qué mostrar. Por el momento, el mensaje de humor y respeto hacia nuestra fauna se expande a través de las cuentas de Facebook, Twitter e Instagram y la gente parece disfrutarlo y hacerse parte de él.

capturadepantalla20170104alas4.09.16p.m.1660x550.jpg
gatoandino1660x550.jpg

“Los animales son un personaje querible. La gracia que tienen las caricaturas es que uno puede darle una actitud al personaje y eso puede ayudar a mostrar cómo es realmente. Hay emociones que se transmiten súper fácil con las caricaturas y el humor gráfico. Ésa es la gracia, es un mensaje súper directo…Es educativo porque estamos mostrando especies que existen, que son reales y que la gente desconoce. Es una invitación a conocer más de una especie. Es una herramienta potente para educar”, agrega este joven ilustrador.

Ésa es la meta de la original y destacable iniciativa de Faunánimo, algo así como la mezcla de “fauna” y “ánimo”, según explica Tomás.