Ten en cuenta estos cuidados si vas a regalar o adoptar una mascota en Navidad

Poseer un animal conlleva muchas responsabilidades que no todos pueden o quieren asumir.

Se acerca la Navidad y muchas personas deciden regalar una mascota o bien adoptar una y así poder disfrutar de su compañía.

Sin embargo, un perro, un gato o cualquier otro animal doméstico requiere ciertos cuidados y responsabilidades que hay que tener en cuenta si queremos vivir un largo y agradable período junto a su lado.

Antes de adquirir alguna mascota hay que tener en cuenta varios factores importantes. Por ejemplo, se debe tener muy claro cuál es la mascota adecuada para cada familia, ya que no todos se adaptan a cierta rutina diaria o espacio físico. Se debe considerar, en primer lugar, qué tipo de animal se prefiere: perro o gato u otro; grande o pequeño; guardián, amigable o juguetón, entre otras características.

Por otra parte, si se cuenta con poco espacio, como en un departamento puede que lo mejor sea adoptar un gato o un perro de tamaño pequeño, sin dejar de considerar que tienen otras necesidades.

“Al adoptar, comprar o regalar una mascota se debe saber que esta vivirá junto a nosotros por un periodo de 15 años o más. Durante este tiempo, el animal necesitará de compromiso y cuidados. La recompensa es enorme, pero se debe tener seguridad de querer compartir con ellos toda la vida. Además se deben considerar todos los cuidados y costo que esto conlleva. Como por ejemplo, debemos llevarlo al Médico Veterinario para controles y vacunas; darle la mejor nutrición posible adaptada a sus necesidades específicas, estilo de vida, edad, tamaño o raza; y con ello podremos prevenir enfermedades y mantenerlo sano y fuerte. Pero también cuando esté enfermo, alguien debe asumir dicha responsabilidad”, explica Francisca Montero, veterinaria que trabaja en Royal Canin.

También se debe poner mucha atención en la alimentación. Si bien algunas familias prefieren darle comida casera a su mascota, ésta no siempre es la más beneficiosa. Lo mejor es tener en cuenta cuáles son las necesidades del animalito y en base a eso ir elaborando sus comidas.

Antes de entregar a la mascota, se debe evitar amarrarla o tenerla encerrada por mucho tiempo; jamás dejarla en el auto y menos hacerlo con altas temperaturas.

Tampoco debe ser introducida en una caja, incluso cuando le hacemos agujeros, ya que esto hará que se estrese. Es mejor dejarlo en la casa de algún familiar o ir a buscarlo el día de Navidad al centro de adopción o criadero.

Recuerda que tu mascota también es un ser vivo, por lo tanto, y al igual que tú, también necesita cuidados y responsabilidades para poder sentirse cómoda. !Nunca dejemos de cuidar y respetar a nuestros pequeños amigos peludos!