¿Por qué cada vez optamos más por hacer nuestros propios huertos urbanos?

Aprovechar los espacios, contactarse con la naturaleza y poder disfrutar de alimentos más sanos son algunos de los factores que motivan a las personas a involucrarse en esta actividad.

La vida en la ciudad nos impone un ritmo vertiginoso y acelerado, alejándonos cada vez más del contacto con la naturaleza. Nos obliga a movernos a su velocidad y a nutrirnos de lo que ella puede ofrecernos.

Pero hay otras opciones que van en aumento. Muchas personas eligen hacer su propio huerto urbano aprovechando los espacios con los que cuentan en sus casas e incluso departamentos. Todo rincón sirve y las ventajas y razones que explican esta tendencia también van en aumento.

Carmen Gloria Pizarro es ingeniera agrónoma y secretaria de estudios de Agronomía de la Universidad del Pacífico y cuenta cuáles serían las motivaciones que llevan a las personas a empezar su propio huerto en las ciudades. La producción de alimentos más sanos, el aprovechamiento del espacio y volver a tener un contacto con la naturaleza parecen ser los principales atractivos que mueven a las personas a embarcarse en esta práctica.

  • Alimentos más sanos. “Estamos generando alimentos con la completa seguridad de que están siendo producidos con insumos no nocivos para la salud humana. Las personas nos estamos cuidando más y queremos tener una calidad de vida alta en términos de cómo nos alimentamos”.
  • Contacto con la naturaleza. “Crea una actividad que puede resultar bastante relajante, uno se concentra y se desprende de lo que fue la actividad durante el día. El contacto con la naturaleza, un pasatiempo que te desconecte y te conecte con algo que te guste”.
  • Aprovechar los espacios. “Hay espacios que no se ocupan, marginales, bodegas y con acumulación de pertenencia. Con esta actividad, los espacios cobran un valor, un sentido de que todos los espacios por más pequeños que sean adquieren otra estética y eso sirve para el día, para conectarse con la vida”.

También hay una función práctica importante que estos huertos pueden otorgar, pues las plantas culinarias, aromáticas y medicinales, entre otras, siempre se están utilizando y además confieren un sentido de pertenencia importante.

Por lo mismo, si ya estás cansado de consumir los productos que te ofrecen los supermercados y quieres tener una experiencia sana y enriquecedora, confeccionar tu propio huerto surge como una alternativa necesaria, casi terapéutica.

Ni los recursos ni los espacios son un problema y los alimentos los eliges tú mismo. Anímate y comienza esta aventura.