Él quiso llevar a su perro a una caminata de despedida y cientos llegaron a acompañarlo

Mark Woods debió sacrificar a Walnut, su perro de 18 años. Su último adiós fue una verdadera fiesta de despedida.

“Con tristeza tendré que dormir a Walnut el sábado 12 de noviembre, por lo que tendremos nuestra última caminata en Porth Beach a las 9.30 horas. Me encantaría que amantes y dueños de perros y amigos se puedan unir a esta celebración con Walnut en la playa. Él ha tenido una increíble vida y ya llegó a la avanzada edad de 18 años, por lo que está listo para su último sueño. Esperamos verlos el sábado”.

Este fue el emotivo mensaje que Mark Woods escribió en Facebook la semana pasada. Su perro Walnut había llegado a la edad de 18 años muy enfermo y eso lo obligó a tomar la difícil decisión de sacrificarlo para así evitarle más sufrimiento.

113502275markwoodsxlargetransgsao8o78rhmzrdxtlqbjdebghfezvi1pljicpw9c90660x550.jpg

Pero este británico quiso que los últimos momentos de su peludo amigo fueran de celebración y no de tristeza. Cientos de personas respondieron al llamado que hizo a través de las redes sociales y llegaron a acompañar a la mascota en su última caminata, llenando de felicidad ese momento emotivo.

Mark se paseó con su amigo a lo largo de la playa mientras muchas personas se acercaban con sus mascotas a acariciar al perro y a desearle una feliz despedida.

La idea además fue seguida simultáneamente en otros lugares del mundo, como Reino Unido, Australia y Estados Unidos donde varias personas también salieron con sus perros movidos por la etiqueta #WalkWithWalnut.

3a4be848000005783929784imagea701478951008237660x550.jpg
nintchdbpict000281747820660x550.jpg

“Esto es realmente genial. Estoy muy agradecido a todo el mundo. Gran éxito. Tengo mensajes de todas partes, espero poder responderlos. Gracias de corazón”, explicó Mark, conmovido con la gran recepción que tuvo su llamado.

Luego de la multitudinaria caminata, Walnut fue llevado hasta la clínica veterinaria donde finalmente falleció.

“La familia y nuestros perros Monty, Nelson y Charlie estuvieron en la habitación. Se fue muy rápido y en mis brazos. Escribo esto porque le debo muchísimo a todos los que apoyaron a mí, a mi familia y, sobre todo, a Walnut. Gracias a todas las personas que accedieron a la caminata en la playa y a todos los que estuvieron haciendo otras caminatas alrededor del mundo”, escribió Mark una vez que su amigo ya había partido.