Población de vertebrados ha disminuido un 58 por ciento en las últimas cuatro décadas

Un informe de WWF también muestra que los seres humanos utilizamos los recursos naturales equivalentes a 1,6 planetas Tierra.

Nuestro planeta enfrenta una situación crítica. El número de especies animales disminuye violentamente debido a la irresponsabilidad de los seres humanos.

Y en muchos casos, este actuar negligente amenaza con empujar a muchos animales a una extinción inminente.

Según el Informe Planeta Vivo, presentado hoy por la WWF, el número de vertebrados (peces, aves, mamíferos, anfibios y reptiles) a nivel mundial ha disminuido un 58 por ciento desde 1970 hasta el 2012.

De acuerdo a lo anterior, las poblaciones terrestres han bajado un 38% en el mencionado período, en tanto que las de agua dulce lo han hecho un 81% y las marinas un 36%.

corales660x550.jpg

Foto: Shutterstock / Debra James / WWF.

Al mismo tiempo, la organización proyecta que este grave descenso podría llegar al 67 por ciento de aquí al año 2020.

“No se trata sólo de las maravillosas especies que adoramos; la biodiversidad es el cimiento de los bosques, los ríos y los océanos saludables. Suprimamos las especies y estos ecosistemas colapsarán, junto con el aire limpio, el agua, los alimentos y los servicios climáticos que nos brindan. Tenemos las herramientas para solucionar el problema y debemos comenzar a usarlas ahora, si nos tomamos en serio la conservación de un planeta vivo para nuestra supervivencia y nuestra prosperidad”, señala Marco Lambertini, director general de WWF Internacional.

En otro aspecto igual de inquietante, el estudio muestra que los seres humanos utilizan hoy los recursos naturales equivalentes a 1,6 planetas Tierra para cubrir las necesidades de la población mundial. Para 2020, en tanto, se utilizará lo correspondiente a 1,75 planetas.

“Estamos viviendo al límite de lo que el planeta nos puede proveer y de lo que las diversas especies pueden resistir, pero aún podemos hacer los cambios que se requieren para cambiar estas tendencias alarmantes”, añade Ricardo Bosshard, director de WWF Chile.

Por todo lo anterior, más que nunca surge la urgencia de poner en práctica la serie de acuerdos internacionales que se han tomado para combatir el aumento de temperatura global y fiscalizar con mayor rigurosidad las actividades humanas que ponen en riesgo la biodiversidad de nuestro planeta.