Logran crear ladrillos a partir del mercurio de los termómetros

Un proyecto chileno pretende hacerse cargo de la contaminación producida por este elemento y ofrecer una alternativa para la construcción de obras viales.

Teniendo en cuenta la protección del medioambiente y la contaminación producida por mercurio, la Fundación Chile, con financiamiento de Corfo, desarrolló una planta que encapsula el elemento, volviéndolo un residuo inofensivo.

El proyecto Mercutreat contempla el uso de una tecnología que transforma el compuesto tóxico y produce bloques sólidos que no afectan la salud de las personas.

“La toxicidad del mercurio puede perjudicar el sistema nervioso, el circulatorio y el corazón. Este elemento se bioacumula y es capaz de movilizarse en grandes distancias, por esta razón es importante desarrollar tecnología para hacer del mercurio un compuesto no peligroso”, explica la jefa de proyectos de Sustentabilidad, Paola Matus, de Fundación Chile.

Esta iniciativa consiste en una planta móvil capaz de convertir los residuos del compuesto en un ladrillo inocuo. El bloque confeccionado pesa dos kilos y contiene 400 gramos de mercurio, lo equivalente a encapsular el compuesto tóxico presente en 80 mil ampolletas u 800 termómetros.

La planta puede tratar entre ocho y diez kilos diarios de mercurio y se espera que pueda procesar entre 1,92 y 2,4 toneladas al año. Además, se realizan pruebas para confeccionar el sistema y conseguir un prototipo que permita la distribución comercial.

baterc3adasmercurio2660x550.jpg

Además, se espera que los ladrillos que se produzcan puedan ser usados en otro tipo de aplicaciones, como la construcción. “Esperamos que el proyecto cumpla con la validación para que este ladrillo, que se produce con residuos de mercurio, tenga un uso en la construcción de obras viales por ejemplo, para que el encadenamiento productivo sea eficiente y se saque el máximo provecho de los recursos” agregó la experta.

Al mismo tiempo, desde Fundación Chile esperan que la tecnología desarrollada pueda presentarse como una contribución nacional e internacional para el tratamiento de mercurio.